Una eliminatoria que decidirá el futuro bajo palos

Una eliminatoria que decidirá el futuro bajo palos

Cech y Courtois se perfilan como grandes protagonistas del Atlético de Madrid - Chelsea del martes

RODRIGO ERRASTI MENDIGUREN

El Chelsea llegará este lunes a Madrid aún rumiando su derrota ante el Sunderland (1-2) que le ha dejado casi sin opciones de título de la Premier. La primera de José Mourinho en un partido liguero en Stamford Bridge no ha minado el ánimo de un equipo que se aferra a la Champions como la opción de culminar con éxito la temporada. Se espera una eliminatoria muy cerrada entre el equipo londinense y el Atlético; dos equipos acostumbrados a vivir sin balón y buscar con velocidad la meta contraria cuando lo recuperan. Pese a que la presencia de los porteros titulares de ambos equipos no está completamente confirmada a unas horas del duelo de ida (el martes, 20.45 h. La 1), lo lógico es que sean los protagonistas de la semifinal. De hecho, uno de ellos no para de acaparar comentarios sin que se haya puesto la pelota en juego.

Thibaut Courtois es el nombre de la eliminatoria, muy por encima del regreso de un Fernando Torres que ha perdido protagonismo a las órdenes de Mourinho. El belga está cedido desde hace tres veranos en un Atlético que había apalabrado su fichaje en 2011 con el Racing Genk, pero el Chelsea pujó más y se hizo con su traspaso. Courtois sabía que sería suplente de Petr Cech y forzó para que su cesión fuese al Atlético y mantener así su compromiso inicial con los rojiblancos.

Después de dos campañas exitosas, las tres partes pusieron su voluntad para cerrar una última campaña a préstamo. En el acuerdo se especificó una alta compensación por parte atlética si el azar cruzaba a ambos equipos en semifinales o en la gran cita del próximo 24 de mayo en Lisboa y Simeone quería contar con Tibu, apelativo cariñoso de sus compañeros, como ya hizo en la Supercopa de Europa de 2012 en Mónaco.

Pagar tres millones de euros por partido era prohibitivo para la situación económica del Atlético, al que llegó una ayuda inesperada de la UEFA. Al conocer la existencia de la cláusula, el organismo europeo del fútbol avisó que no acepta este tipo de prohibiciones, por lo que el Cholo lo tuvo claro: Courtois, titular. Lo ha anunciado públicamente ya hasta en dos ocasiones. Quiere a su portero, el que ha jugado siempre que ha estado disponible, incluso las rondas de Copa.

El Atlético no ordenará al técnico lo contrario, aunque la decisión puede quebrar las buenas relaciones entre clubes y la posibilidad de que el belga siguiese cedido otro año más en el equipo madrileño una vez prolongase su actual acuerdo con el Chelsea, que finaliza en 2016 y le impide volver a ser cedido por una cuarta vez. De hecho, todo lo avanzado hasta el momento en esa dirección se ha frenado. No ha gustado nada en el club inglés y las negociaciones, tanto con Courtois como con el Atlético, se han detenido.

Triunfar en esta eliminatoria y meterse en la final de Champions podría suponer al Atlético quedarse sin opción por Courtois de cara al próximo curso, pero en este momento Simeone no piensa en el futuro. Su discurso «partido a partido», sustituido ahora por el «final tras final», lo lleva a las últimas consecuencias. Ahora sólo piensa en recuperar a Arda Turan para liderar el centro del campo ante los ingleses.

Mourinho y sus veteranos

Con la presencia de Courtois casi asegurada es ahora, curiosamente, Petr Cech el que es duda para el duelo del Calderón. El checo, que por el momento cierra la puerta a la titularidad de Courtois en el Chelsea, no pudo participar el sábado por un virus, pero el cuerpo médico espera tenerlo disponible para el martes. Es el deseo de un Mourinho que el sábado tuvo que tirar de Mark Schwarzer, desafortunado en el tanto del empate, y de Hénrique Hilario para el banquillo. Dos veteranos. El australiano que llegó el pasado verano procedente del Fulham tiene 40 años, que no transmiten la seguridad que desea el técnico portugués. Schrwarzer apenas ha disputado seis partidos oficiales este año e Hilario no ha jugado un duelo oficial desde 2012. La idea de Mourinho, cuando termine la campaña, es dar la baja a ambos. Y, en función de lo que suceda en estas semifinales, decidir el futuro de Courtois. Su precio de mercado superará los 20 millones de libras. Si se queda en Londres, el que podría salir sería Cech. En cualquier caso, ya han mirado porteros para que hagan competencia al que se quede de los dos, ya que se cree que el joven Matej Delac está algo verde.

Por tanto, la presencia de Cech, que siendo joven sentía una especial devoción por «el Barcelona de Romario, Koeman, Stoitchkov, Laudrup y Zubizarreta», se antoja vital tras una zaga que sufrirá cambios obligados. La baja de Brasnilav Ivanovic será suplida por Ashley Cole, por lo que César Azpilicueta dejará su habitual sitio en el flanco izquierdo para actuar en su puesto natural como lateral diestro.

En el medio centro estará David Luiz, que suplirá a Matic (que como Sallah no puede disputar la Champions) y la duda es si Hazard estará recuperado para actuar junto a los brasileños William y Oscar detrás del punta. Ba parece tener más opciones que Torres, al que Mourinho sí eligió para disputar a domicilio el partido de ida de octavos ante el Galatasaray.

-Simeone alineará este martes a Courtois, pese que ello ha detenido las negociaciones para que el belga siga un año más en el Atlético, y Cech es duda por un virus.