Las semifinales del morbo

Las semifinales del morbo

El bombo de la Liga de Campeones, con Real Madrid, Atlético, Bayern y Chelsea, está repleto de cuentas pendientes entre los candidatos a ganar el título

MARCOS G. MERINO

Real Madrid, Atlético de Madrid, Bayern de Múnich y Chelsea estarán este viernes presentes en el bombo que da derecho a jugar las semifinales de la Liga de Campeones, cuyo sorteo tendrá lugar en Nyon (Suiza) a partir de las 12.00 horas (Teledeporte). Los dos supervivientes españoles ansían una final nacional en Lisboa y son conscientes de que cualquier enfrentamiento será duro y tendrá las dosis adecuadas de morbo e igualdad.

El Real Madrid y el Bayern son los únicos que optan esta temporada al deseado triplete. Los blancos jugarán sus cuartas semifinales consecutivas con el objetivo de llegar a una final europea 12 años después para levantar la ansiada décima. Tras ceder un único empate frente a la Juventus, la vuelta de cuartos ante el Borussia Dortmund supuso su primera derrota y las consecuentes dudas sobre el nivel del equipo.

El conjunto de Ancelotti es el máximo goleador de la competición, con 14 tantos del pichichi Cristiano Ronaldo. Conscientes de que el Bayern es el auténtico coco del bombo, las alternativas no son demasiado halagüeñas. Los vecinos rojiblancos están en un gran momento de forma y han demostrado saber administrar las eliminatorias. Además, aún se mantiene por Concha Espina el recuerdo de la última final de Copa ante el Atlético. A la cabeza del Chelsea, por su parte, está José Mourinho, experto en táctica que devolvió a los blancos su competitividad en Europa tras seis años sin pasar de octavos de final.

El Atlético es la revelación de la temporada y, tras eliminar al Barcelona, jugará unas semifinales de la Copa de Europa 40 años después. Sin embargo, esto no cambia el discurso del Cholo Simeone, que combinará el partido a partido con el ganar, ganar, ganar y volver a ganar de Luis Aragonés hasta que lleguen los títulos. Por ello, el técnico argentino hizo entrenarse a sus pupilos al día siguiente de lograr el histórico pase. El conjunto rojiblanco, líder de la Liga, está cuajando una excelente campaña y cada vez son más las voces que le otorgan crédito y se unen a su carácter ganador.

La nostalgia y el ansia de revancha invitan a los colchoneros a querer una final contra el Bayern, que ya les privó de levantar la primera orejona de su historia en 1974, por lo que quieren evitar a los alemanes en el último cruce a toda costa. Los rojiblancos son un bloque y su entrenador ha construido un sistema defensivo perfecto que podría sufrir una notable baja si el equipo de enfrente fuera el Chelsea: la de Courtois. El guardameta belga está cedido por el club londinense, por lo que el Atlético tendría que pagar seis millones de euros si quisiera que Courtois se enfrentase a su propietario. El Real Madrid es la tercera posibilidad en lo que sería un nuevo cruce español. Los blancos demostraron en Copa que saben cómo eliminar a los rojiblancos al lograr un 3-0 en el Bernabéu y un 0-2 en el Calderón, pero en la Liga no han dado con la tecla, sacando un solo punto de seis posibles.

Mourinho, ¿en el horizonte?

Mourinho, doble campeón de Europa que ha logrado una gesta histórica al clasificarse para sus octavas semis, aporta el picante al sorteo, ya que tiene cuentas pendientes con todos sus rivales. Su salida del Real Madrid fue de todo menos amistosa y la motivación por ambas partes sería máxima, aunque cuenta con fervientes seguidores en la grada del Bernabéu. Atlético y Bayern, por su parte, le traen malos recuerdos. Los primeros levantaron la Copa en la que fue su última final como mánager blanco y los segundos hicieron lo propio con la Supercopa de Europa en la que era su primera final en su segunda etapa como técnico blue. En ambas ocasiones perdió sufriendo dos remontadas.

El defensor del título, prematuro campeón de la Bundesliga, es sin embargo el favorito del torneo. «La Champions es como una buena comida en un buen restaurante», afirma Pep Guardiola, que desea su tercera gran corona europea y es consciente de que en su quinta semifinal puede reencontrarse a su némesis en los banquillos, José Mourinho.