El resbalón fatídico de Di María

En el minuto 16 del partido Piszczek abrió el cielo para los madridistas al tocar con la mano un centro de Coentrao. Sin embargo, ni Bale ni Xabi Alonso, especialistas a balón parado del Real Madrid, cogieron la pelota para lanzar desde el punto fatídico. El afortunado gracias a la bendición de Ancelotti fue Di María, también beneficiado por la suplencia de Cristiano para entrar en el equipo titular. Pero Ángel se resbaló a la hora de disparar y Weidenfeller acertó el lado pensado por el zurdo para evitar el gol. Desde entonces, el partido se convirtió en un infierno para los blancos, que con un tanto de ventaja habría dispuesto de un colchón a su favor de cuatro goles y el correspondiente añadido de un gol fuera de casa. El argentino se marchó del campo con la cabeza baja en el minuto 72 y 2-0 en contra para su equipo.