El juvenil del Badajoz, a un paso del ascenso once años después

Los juveniles del Badajoz celebran una victoria. :: @LaAcademiaCDB /
Los juveniles del Badajoz celebran una victoria. :: @LaAcademiaCDB

El equipo de Miguel Espejo puede asegurarse el título este fin de semana y devolver al club pacense a División de Honor con cinco jornadas todavía por disputarse

J. P. BADAJOZ.

Es la semana de Miguel Espejo. Se cumple una vuelta desde que tomara las riendas del primer equipo de forma interina en Granada y con su victoria (0-2) prendiera la mecha de la reacción del Badajoz para escapar del peligro. Este domingo, el técnico del juvenil puede estar de celebración coincidiendo precisamente con la visita al Nuevo Vivero del filial nazarí. «Es una situación anecdótica. En la ida fui de Villanueva directamente a Granada con el primer equipo y ahora justo en la vuelta nosotros podemos ser campeones con el juvenil», expone Espejo.

Más información

El Badajoz podría volver este fin de semana a División de Honor once años después de perder la categoría. Quedan seis jornadas y el equipo blanquinegro es el líder de Liga Nacional con 17 puntos de ventaja sobre el Mérida y 18 por disputarse. Este domingo tiene a su alcance cantar el alirón en el derbi ante el Don Bosco (12.00 horas) e incluso ser campeón antes de jugar si el equipo romano no gana el sábado en Olivenza (17.00 horas). «Esperemos que se dé la posibilidad de ser campeones ganando nuestro partido. Es más bonito jugando y a los chicos les haría más ilusión conseguir el ascenso siendo los vencedores. Pero no deja de ser un derbi y se conocen muy bien», comenta Miguel Espejo. Si el Mérida logra la victoria, el Badajoz estaría obligado a sumar los tres puntos en el campo de los Salesianos porque los enfrentamientos directos son favorables a los emeritenses tras perder 2-0 en la capital autonómica y empatar 0-0 en el Eusebio Bejarano. «Es el único equipo con el que tenemos perdido el 'golaverage' y no nos vale el empate si ellos ganan», explica el preparador pacense. «La semana pasada ya pudimos ser campeones si perdía el Mérida. Ahora lo tenemos casi en la mano», apunta.

El Badajoz está a un pasito de lograr uno de los principales objetivos marcados por Premium Sport en el plano deportivo. Mientras logra asentar los dos pilares fundamentales de su proyecto a nivel institucional (conversión en SAD y cesión del Nuevo Vivero), la propuesta deportiva del grupo inversor tenía como cuestión prioritaria subir a los equipos juvenil y femenino a categoría nacional. «Nuestro objetivo era intentar tener una plantilla competitiva que estuviera en condiciones de luchar por el ascenso. Pero la verdad es que no éramos tan optimistas de estar en una situación tan privilegiada a falta de seis jornadas», admite el técnico pacense. Recuperar la División de Honor tras su descenso en 2008 puede ser una realidad con cinco jornadas aún por disputarse. «Es algo que necesitaba el club. Esta categoría es muy bonita para los chavales». Además, la excelente trayectoria del juvenil se ve refrendada con el salto al primer equipo de Obando, con varias convocatorias y debut ante el Sanluqueño; y Moi Ortega, suplente ante el Almería B. «Es un premio al grupo». Y el éxito de Miguel Espejo, Juli Caro, el preparador físico Andrés Santos y el delegado Carlos Romero. El joven entrenador pacense admite que en los entrenamientos de estos días es difícil contener a sus jugadores por ese cosquilleo de sentir el ascenso tan cerca. «Los chicos tienen esa cara distinta de saber que es un fin de semana especial. Es complicado abstraerse».

Espejo, con el primer equipo.
Espejo, con el primer equipo. / HOY

Miguel Espejo vuelve a ser protagonista una vuelta después de recuperar el ánimo de un Badajoz deprimido. «Traté de ayudar al equipo a llegar en las mejores condiciones y competir. Después me sentí muy feliz por sacar los tres puntos y dar buena imagen». Una experiencia inolvidable. «Me siento muy orgulloso de mis días al cargo de la primera plantilla. Son recuerdos que guardaré siempre con mucho cariño», expone.