La joya de la cantera blanquinegra

Los juveniles del Badajoz celebran el título y el ascenso a División de Honor tras ganar el domingo al Don Bosco en su campo. :: PAKOPÍ/
Los juveniles del Badajoz celebran el título y el ascenso a División de Honor tras ganar el domingo al Don Bosco en su campo. :: PAKOPÍ

El juvenil del Badajoz tiene cinco jornadas por delante para disfrutar del campeonato logrado y planificar con calma su salto a División de Honor

J. P. BADAJOZ.

El Badajoz presentaba hace cuatro años su gran proyecto de futuro bautizado como La Academia CDB. El club blanquinegro emprendía una reestructuración de todo su fútbol base con el objetivo de potenciar su cantera y convertirla en referencia a nivel nacional. Ya lo es. El equipo juvenil es su joya de la corona. Aquella aventura nacía el verano de 2015 como un proyecto a largo plazo, con identidad propia e independiente de las distintas directivas que pudieran pasar por el club. El ascenso a División de Honor es fruto del trabajo incansable desde las trincheras del Nuevo Vivero de Álvaro Trigo, Juan Antonio Macarro, Jesús Leal, Carlos Parry y por supuesto con el apoyo y confianza plena de Pablo Blázquez. Este éxito no tendría sentido sin esa labor en la sombra y apasionada.

El domingo en el campo de los Salesianos recibía su consagración la 'quinta de Moi'. Una generación de jóvenes talentos representada por el propio Moisés Ortega, Manu Obando, Alberto Carreira, Fran Gemio o Isma Hernáez. Once años después toman el relevo de otra hornada de oro en la élite juvenil formada por Fran Miranda, Álex Herrera, Chamorro, Víctor Aguinaco, Jony Sánchez o Uva. El Badajoz volverá a disfrutar de la División de Honor. «Es una categoría bonita y lucharemos contra grandes equipos y grandes canteras. Esperemos poderla disfrutar de la mejor manera», apunta su capitán Alberto Carreira.

El Badajoz juvenil conseguía el ascenso con cinco jornadas de antelación tras su victoria ante el Don Bosco. «Lo hemos vivido con mucha expectación. No pensaba que iba a causar tanto revuelo. Estamos muy agradecidos por la cantidad de muestras de cariño que hemos recibido», expone Fran Gemio, pichichi blanquinegro con 14 goles. Las celebraciones solo se vieron empañadas por la lesión de Isma Hernáez, segundo máximo goleador del equipo pacense con 11 tantos. «La clave de poder llegar tan sobrados ha sido por la cohesión del grupo. Era un equipo prácticamente nuevo, no nos conocíamos y se hizo un vestuario muy unido», señala Moisés Ortega. El capitán refuerza esa calidad del grupo humano. «Hicimos un equipo formado de diferentes sitios de Extremadura. Más que un equipo hemos sido una familia», señala Alberto Carreira. Uno de los que acuden de fuera es Fran Gemio, de Alburquerque y es su segunda temporada en el Badajoz. «Soñábamos con alcanzar la División de Honor, pero nunca tan temprano», reconoce el máximo goleador del equipo.

«Lo importante es que el club cimiente un proyecto sólido y mantenerse muchos años»

«Lo importante es que el club cimiente un proyecto sólido y mantenerse muchos años» Miguel Espejo | Entrenador

 «Más que un equipo hemos sido una familia»

«Más que un equipo hemos sido una familia» Alberto Carreira | Capitán

 «No nos conocíamos y se hizo un vestuario muy unido»

«No nos conocíamos y se hizo un vestuario muy unido» Moisés Ortega | Menos goleado

 «Lo hemos vivido con expectación. No pensaba que iba a causar tanto revuelo»

«Lo hemos vivido con expectación. No pensaba que iba a causar tanto revuelo» Fran Gemio | Máximo goleador

El juvenil blanquinegro ha arrasado en su campeonato, solo ha perdido un partido y empatado tres. «Ahora nos toca disfrutar. Parece que ha sido fácil por la diferencia de puntos, pero ni mucho menos», sostiene Miguel Espejo. A pesar de tener los deberes hechos con tanta antelación, el preparador pacense avisa que no se van a relajar ni bajar la guardia. «Quedan cinco jornadas y nuestra idea es seguir compitiendo al mismo nivel que lo venimos haciendo. A nivel de resultados y números hemos hecho un campeonato excelente y no lo queremos ensuciar ni estropear». El técnico es el artífice de haber convertido su vestuario en una piña, aunque reparte los méritos a todos los niveles. «Es una recompensa al trabajo de muchísimas personas, no solo los futbolistas y miembros del cuerpo técnico, sino mucha gente del club que está detrás y que para ellos era un sueño».

Moisés Ortega va a acabar como el portero menos goleado. Quedan cinco jornadas y su equipo solo ha encajado 11. «El trabajo a nivel defensivo en todas las líneas ha sido muy bueno y eso ayuda a que tiren menos a puerta», subraya este joven guardameta pacense que se entrena con el primer equipo y estuvo en la convocatoria ante el Almería B. «Estoy muy contento poder entrenar con ellos y por la confianza de Nafti». En ese sentido, agradece tener tan buenos maestros. «Tanto Kike como Pawel son dos grandes porteros y es muy fácil trabajar con ellos, te ayudan mucho y es una de las claves para que el Badajoz haya entrado en esa dinámica tan positiva»

Afrontar el tramo final con el objetivo ya cumplido permite al club planificar con tranquilidad una próxima temporada ilusionante. «Nos encantaría jugar contra el Madrid y el Atleti. Espero poder disfrutarla al máximo», resalta Fran Gemio. Para la nueva categoría queda un bloque de diez o doce futbolistas en edad juvenil y la posible continuidad de Miguel Espejo, Juli Caro, Andrés Santos y Carlos Romero. «Para nosotros sería ilusionante poder seguir, pero hay que ver las circunstancias personales que podamos tener los miembros del cuerpo técnico que nos permitan entrenar a ese nivel y que el proyecto que podamos tener en nuestra cabeza vaya en la línea del club, si es así creo que no habrá problemas para seguir trabajando juntos». Aunque el técnico considera que lo importante es cuidar el trabajo que se está haciendo desde abajo. «Independientemente que estemos nosotros o sean otras personas, lo importante es que el Badajoz cimiente un proyecto sólido para competir en esa categoría y mantenerla durante muchos años. Somos un equipo de cantera y cada vez se están haciendo mejor las cosas».