DIVISIÓN DE HONOR

El Diocesano evita el descenso virtual tras remontar en el descuento en un partido loco

JUAN CARLOS RAMOS

plasencia. Seguramente haya sido el partido más frenético y surrealista de cuantos haya disputado el Diocesano en sus ocho temporadas en la División de Honor Juvenil. No era para menos, estaba en juego la permanencia en la categoría. Al final, sonrió la fortuna y un gol de Jesús en el descuento daba la victoria al Dioce sobre el Rayo Majadahonda (3-2) y evitaba lo que hubiera sido un descenso casi virtual.

El partido fue una montaña rusa continua. Para empezar, Mancha falló un penalti para los locales en el minuto 15. En contrapartida, en el 31, Iván hacía el 1-0 tras el saque de una falta rápida. El Rayo Majadahonda se recompuso y en el 39, Del Val marcaba el 1-1 tras ganar la espalda a la defensa.

La remontada madrileña se completó en el minuto 63. Zotes cabeceó en la raya de gol un balón que la defensa no es capaz de despejar. Ahí sí que se cernió la tragedia sobre los campos de Pinilla. El descenso cobraba forma.

Pero a un cuarto de hora para el final, apareció la luz. El portero visitante derribaba a Emilio y veía la segunda amarilla, siendo expulsado. Merced a esa acción, Jesús hacía el 2-2 desde el punto fatídico. Ese tanto desencadenó la locura sobre el tapete cacereño, de tal forma que las amarillas y las rojas no dejaron de volar. El Diocesano se quedó con diez jugadores y el Rayo Majadahonda con solo ocho. El árbitro López Circujano, entre unas y otras interrupciones, tuvo que añadir 13 minutos de descuento. El Diocesano esperó hasta el 94 para volver a voltear el marcador. En esta ocasión, fue Jesús el que remató de cabeza un saque de esquina para dejar la victoria en casa (3-2).

Al Diocesano le quedan dos partidos, el primero en Vallecas. La salvación para por conseguir al menos cuatro puntos; con solo tres tendría que depender de resultados ajenos.