DIVISIÓN DE HONOR

El Dioce juega ante el Majadahonda su partido más importante en sus ocho años en la élite

JUAN CARLOS RAMOS

El Diocesano afronta uno de sus partidos más importantes en sus ocho temporadas en la División de Honor Juvenil. Y no es una frase hecha. A tres jornadas para el final de liga, el equipo cacereño tiene la obligación de sumar la victoria ante el Rayo Majadahonda (Campo Manuel Sánchez Delgado, 16.00) si quiere seguir optando a luchar por mantener la categoría.

Las cuentas son claras. El Diocesano debe sumar al menos seis de los nueve puntos restantes para que la calculadora le sea favorable. Y si se tiene en cuenta que la próxima jornada tendrá que rendir visita a un Rayo Vallecano que se juega la Copa del Rey y donde será complicado puntuar, todas las opciones de vida pasan por ganar, este sábado, al Rayo Majadahonda y, dentro de dos semanas, otra vez en casa al descendido Almendralejo.

No será fácil, porque el Rayo Majadahonda necesita al menos dos puntos para sellar la permanencia virtual. Tiene un colchón de seis puntos sobre la zona de descenso, por lo que una victoria ya le daría la salvación matemática.

Los partidos de los equipos almendralejenses quedan reservados para el domingo. Para empezar, a las 12.00, el Extremadura UD recibe al Atlético de Madrid en un choque donde se pone el título en juego.

Los colchoneros, que sacan tres puntos al Real Madrid, afrontan su partido más complicado de los tres que le restan ante un Extremadura UD que quiere sumar para que no peligre el quinto puesto.

Atleti y Real Madrid han saldado su doble enfrentamiento con 1-1, por lo que la diferencia de goles también puede jugar un papel fundamental.

Por último, el Almendralejo juega a las 16.00 del domingo en el campo del Getafe, otro de los que necesitan sumar de tres en tres para que no vea amenazada su continuidad en la División de Honor Juvenil.