COPA DEL REY

El Mutilvera, último escalón para poder repetir la gesta

El Villanovense ya disfrutó de la visita del Barça en 2015. :: e. d./
El Villanovense ya disfrutó de la visita del Barça en 2015. :: e. d.

El Villanovense se medirá en un mes al conjunto navarro de Tercera para lograr una plaza en la próxima ronda, ya con los equipos en liza en Europa

ESTRELLA DOMEQUE

Villanueva de la Serena. El Mutilvera, actual colista del grupo navarro de la Tercera División, será el rival del Villanovense en la tercera eliminatoria de la Copa del Rey. Esta vez, los serones no disfrutarán del partido en su estadio y todo se decidirá a partido único en el estadio Mutilnova, el próximo 17 de octubre.

Ambos equipos llegan a esta tercera ronda con algo de fortuna inicial. El Villanovense quedó exento de la primera, mientras que los navarros disfrutaron de esa misma ventaja en la segunda eliminatoria. Eso sí, antes, el Mutilvera logró eliminar en la primera ronda al Barakaldo en los lanzamientos de penalti en el estadio de Lasesarre, tras llegar con empate (0-0) al final de los 90 minutos. En la prórroga marcaron Carlos Dopico y Jesús Ayensa (1-1) y luego los navarros decidieron a su favor la eliminatoria desde los once metros

El Villanovense no necesitó llegar a la lotería de los penaltis, pero sí una remontada ante el Badalona para acabar en el bombo de la siguiente fase de la competición del KO, que tanta ilusión genera en el club. Los serones tendrán que afrontar un largo desplazamiento, pero la nota positiva es que el emparejamiento ha sido uno de los más sencillos, a priori, al tratarse el Mutilvera de uno de los tres equipos de Tercera División que sobreviven en esta fase.

Al igual que ocurriera en 2015, en caso de superar esta eliminatoria, se mediría a uno de los equipos que están jugando competición europea. Si bien, eso es algo que aún queda lejos para un Villanovense que se centra en el partido de este domingo ante El Ejido. Para el centrocampista Gonzalo Poley, la victoria de Copa del Rey ante el Badalona supuso una inyección de moral para el equipo, «porque necesitábamos ganar, estábamos haciendo un buen trabajo, pero teníamos pendiente la tarea del gol».

Ahora toca cambiar el chip y centrarse en la liga, donde aún no han logrado la primera victoria. «Queremos ganar cada fin de semana y en liga más todavía porque no lo hemos hecho», señala Poley, que añade que «el vestuario está tranquilo porque estamos haciendo un buen trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos