COPA DEL REY

Villanovense-Sevilla: la ilusión es lo último que se pierde

Con las gradas supletorias el municipal villanovense podrá acoger a más de 7.000 personas. :: e. domeque/
Con las gradas supletorias el municipal villanovense podrá acoger a más de 7.000 personas. :: e. domeque

Los serones reciben al club hispalense con ganas de dar la sorpresa ante un rival que llega con nombres como Ben Yedder o Jesús Navas en la convocatoria

ESTRELLA DOMEQUE

Villanueva de la Serena. «Cuentan las lenguas antiguas que un 14 de octubre nació una ilusión. Su madre fue Sevilla y le prestó su nombre, y para defenderlo le dio a una afición». El himno más famoso de España, el del Sevilla, no sonará hoy en Villanueva de la Serena, porque esta tarde la afición que llevará en volandas a su equipo será la del Villanovense. Y el corazón les latirá gritando «¡Villano!». La familia roja y blanca será recibida por el municipal villanovense, que respira la ilusión del premio que supone llegar a dieciseisavos de Copa del Rey.

«Es un premio al trabajo realizado durante mucho tiempo y el pasar estas eliminatorias te posibilita enfrentarte a un equipo como el Sevilla y debemos afrontarlo como una fiesta. Pero compitiendo, porque esto es fútbol y no vamos a regalar absolutamente nada», advertía ayer Julio Cobos en la rueda de prensa previa al partido.

Pero tampoco el Sevilla va a conceder nada al Villanovense. Ya se ha visto en la convocatoria de Pablo Machín, con grandes estrellas como Jesús Navas, Ben Yedder, Sarabia, Nolito, Roque Mesa o Aleix Vidal. Ellos son buena muestra de las intenciones del técnico soriano: «Me ilusionan todos los partidos y estoy en un club que ha sido campeón de una competición que le ha dado notoriedad. Me veo en la obligación de tomármelo con más interés y tengo que conjugar todo para llegar lo más lejos posible en las tres competiciones».

El entrenador del Villanovense cree que habrá rotaciones, pero también que se darán cita algunos de los jugadores más ilustres: «Intuyo que veremos muchos más primeros espadas aquí con el Sevilla que los que vimos ante el Barcelona, sin duda». Sin embargo, ya advierte de la dificultad que tendrá el partido, aunque Machín no apueste por un once de gala, «porque tienen muchísimo nivel, están haciendo una grandísima temporada en Liga y creo que han confeccionado muy buena plantilla, con mucho fondo de armario y hasta el momento les están saliendo muy bien las cosas».

No descarta que su equipo pueda dar la sorpresa, pero cree que el actual formato de la Copa del Rey no juega a su favor. «A un partido podría pasar de todo, porque todos los equipos sabemos jugar al fútbol y competir, les vamos a poner las cosas lo más difíciles posible, pero es una lástima que se juegue a doble partido, me encanta la Copa, si fuese a un único partido habría mucha más igualdad y más sorpresas», afirma Cobos, que guarda algunos de sus mejores recuerdos en esta competición con el Cacereño, ante el Málaga, y con el Villanovense, por partida doble, ante el Barcelona y ahora el Sevilla.

Y si el Villanovense piensa en dar la campanada, el Sevilla no quiere sustos y se mira en el espejo del Valencia y el Atlético de Madrid, que sufrieron en sus enfrentamientos en esta eliminatoria. «El equipo lo tiene claro, pero quizás al entorno sí haya que recordarle que Atlético y Valencia lo pasaron mal. Sabemos que si no nos ponemos al nivel óptimo que roce el 100% de capacidad, puede haber cualquier sorpresa», dice Machín, que ya advierte que habrá caras nuevas y jugadores con menos minutos en otras competiciones que tengan oportunidad de demostrar su calidad.

Con seguridad, no estarán hoy en Villanueva los lesionados André Silva, Mercado y Kjaer, mientras que en el Villanovense llegan todos bien físicamente. Y también en lo anímico: «Vamos a tratar de que todo el mundo pueda disfrutar de la Copa. Si preguntas ahora a los jugadores todos están bien, nadie tiene un golpe ni molestias. Para este tipo de partidos no hace falta motivar a los jugadores, sólo el tener que enfrentarte a ellos hace que los jugadores estén motivados».

En cualquier caso, esta tarde serán once contra once y todo es posible. En la mente de todos está el empate a cero cosechado ante el Barcelona hace tres años, pero hoy las más de 7.000 personas que se van a dar cita en el municipal villanovense sueñan con poder celebrar un gol de su equipo ante un pentacampeón de la Europa League.