Buffon se pone a 1.000

Gianluigi Buffon. /
Gianluigi Buffon.

El portero de la Juventus se convertirá, defendiendo el marco de Italia frente a Albania, en el segundo futbolista transalpino que supera esa cifra de partidos oficiales en su carrera

ÓSCAR BELLOTMadrid

Un 'Superman' a prueba de kryptonita. Ese es Gianluigi Buffon, que el viernes disputará frente a Albania su partido oficial número 1.000. Lo hará defendiendo el marco de la 'azzurra' por 168ª ocasión en su carrera, lo que le permitirá mirar a partir de ese momento por el retrovisor de internacionalidades a su amigo Iker Casillas, con el que pugnó por el título de mejor guardameta del mundo en la primera década del siglo XXI y al que volvió a saludar hace poco más de una semana en el Juventus Stadium en el que supuso el 18º choque entre ambos custodiando arcos opuestos. Salió victorioso el italiano, dejando el balance de victorias/derrotas empatado a seis, con otras tantas tablas. Una igualdad que se desnivela en favor del transalpino en lo que atañe al total de veces que se han enfundado los guantes en su carrera. Ahí la incombustibilidad de 'Gigi' tiene poco parangón. Baste señalar que antes de él, sólo un compatriota suyo había alcanzado la cota que el de Carrara hollará esta semana: Paolo Maldini, quien se elevó hasta 1.041. Curiosamente fue al considerado por muchos como el mejor lateral izquierdo de la historia al que desbancó el arquero de Móstoles como el jugador con más encuentros de Champions, 176, hito registrado frente a la atenta mirada de Buffon, que cierra el 'top ten' con 146.

A sus 38 años, todo es superlativo en la carrera de 'Superman' Buffon. El niño que empezó como centrocampista para retrasarse a la portería movido por la pleitesía que rendía al camerunés Thomas N'Kono se convirtió el pasado domingo en el jugador que más minutos ha vestido la camiseta de la Juventus en la Serie A. Un total de 39.705 acumula protegiendo los intereses de la 'Vecchia Signora' en la máxima categoría del fútbol italiano. Ante la Sampdoria le arrebató el récord a Giampiero Boniperti, que había disputado 39.680 minutos en los quince años que permaneció en el club del que actualmente es presidente honorario. Alessandro Del Piero, otra de las grandes leyendas 'bianconeras', queda ya a más de 7.000 minutos de distancia. Al delantero, con el que compartió vestuario entre 2001 y 2012, no le quedó más remedio que tirar de humor para saludar la gesta. "Ahora intenta batir mi récord de goles", escribió 'Pinturicchio' en Twitter.

Buffon heredó de Del Piero el brazalete de capitán de la Juventus cuando el de Conegliano dejó el equipo para poner rumbo a Australia. Habían compartido muchos días de gloria, con la conquista de tres 'scudettos', y también jornadas de penuria como las vividas tras el descenso a la Serie B a consecuencia de un escándalo de amaño de partidos. Los dos optaron por quedarse en la casa de la que eran santo y seña para devolver a la 'Juve' al esplendor, como Camoranesi o el checo Nedved. Lo lograron.

Cuerda para rato

Hoy la 'Vecchia Signora' domina con puño de hierro la Serie A y asusta en Europa. Massimiliano Allegri ha consolidado la obra de Antonio Conte, pergeñando un bloque que asusta arriba con Higuaín, Mandzukic y Dybala, y que ha construido un muro casi infranqueable en torno a su área. Líder destacada de la Serie A, donde mantiene ocho puntos de ventaja sobre la Roma y diez respecto al Nápoles, la Juventus va lanzada a por su sexto 'Scudetto' consecutivo. Sería el octavo en la carrera de Buffon, que debutó con el conjunto de Turín el 26 de agosto de 2001 en un partido frente al Venecia. Llegó procedente del Parma, equipo a cuya primera plantilla se había incorporado en 1995 con 17 años, firmando en su primer partido una memorable actuación ante delanteros de tanto calibre como Roberto Baggio y George Weah que le permitió mantener su portería a cero ante el Milan.

Veintidós años después de aquella formidable carta de presentación, este hijo de una lanzadora de disco que bautizó a su primer hijo en honor del portero del Espanyol cuyas paradas determinaron su posición en el terreno de juego y al segundo en homenaje al cantante de Van Halen, uno de sus grupos favoritos, ingresará en el selecto club de los futbolistas milenarios sin señalar fecha para su adiós.

Detentador del récord de imbatibilidad en el campeonato italiano con 974 minutos, 45 más de los que estuvo 22 años atrás Sebastiano Rossi, en su palmarés figuran catorce títulos a nivel nacional y un Mundial con la selección italiana, el de 2006, torneo en el que sólo encajó dos goles y donde sus intervenciones ante Alemania en las semifinales y frente a Francia en la final fueron capitales para levantar la copa. Sólo le quedan dos retos: la conquista de la Eurocopa con la selección absoluta -sí la levantó con la sub-21-, trofeo que le negó la España de Vicente del Bosque en 2012, y la Liga de Campeones, esa que su amigo Casillas logró en tres ocasiones y que al transalpino sigue resistiéndosele. Para mantener vivo su sueño de abrazar la 'orejona' tendrá que apear la Juventus al Barça en los cuartos de final. Caso de no lograrlo, podrá intentarlo el año que viene, para el que también tiene contrato con la 'Vecchia Signora'.

Muchos ven en otro Gianluigi, Donnarumma, a su heredero en la 'azzurra', pero por el momento 'Superman' sigue siendo intocable. "Pese a tener 38, no me veo viejo. ¿Me despediré del deporte en 10 o 15 años? Nadie lo sabe, igual me retiro a los 65", bromeó hace unos meses. No irá tan lejos, pero a cualquier que se atreva a vaticinar su adiós le convendría tener presente otra de sus reflexiones. "Me hace gracia cuando anuncian tu funeral y vas y les demuestras lo contrario. Ahora pueden ir a mi funeral, pero no habrá nadie. Vivo para esto, para que le gente se coma sus propias palabras", proclamó. Palabra de un 'Superman' que todavía no ha encontrado su kryptonita.

 

Fotos

Vídeos