Victoria de un Al-Qázeres numantino

Jannie Simms, del Al-Qázeres, fue la máxima anotadora. :: l. cordero/
Jannie Simms, del Al-Qázeres, fue la máxima anotadora. :: l. cordero

El equipo verde se repuso desde la defensa a su discreta primera parte para firmar el primer triunfo liguero ante Gipuzkoa

J. CEPEDA

cáceres. Lección de amor propio y de cómo ganar un partido desde la defensa. El Nissan Al-Qázeres logró ayer su primera victoria de la temporada tras derrotar al IDK Gipuzkoa (59-55) gracias a una segunda parte de postín que permitió al equipo de Ricardo Vasconcelos enmendar la discreta imagen ofrecida durante el primer tiempo. La metamorfosis experimentada por el máximo representante del baloncesto extremeño en los últimos 20 minutos de juego dejó en agua de borrajas el buen nivel evidenciado por su rival, en el que la gran aportación de Laura García no fue suficiente.

59 AL

55 QÁZERES-GIPUZKOA

Nissan Al-Qázeres
Mujovic (4), Carter (9), Simms (20), Ginzo (8) y Forasté (3) -cinco incial- Romero (0), Ferreira (9), Diouf (6) y Domuzin (0)
IDK Gipuzkoa
Snezana (0), Laura García (16), Donegan (6), Oumoul (8) y Edwards (19) -cinco inicial- Davydova (0), Ayestarán (2), Lara González (0) y Nystrom (4).
Marcador
12-25, 22-32 (descanso), 43-46 y 59-55 (final).
Árbitros
Muñoz García, Lizana Moreno y Marqueta García. Sin eliminadas.
Incidencias
Alrededor de 500 espectadores en el Serrano Macayo.

El partido comenzó con un Al-Qázeres un tanto condescendiente en la faceta defensiva, lo que obligó al técnico Ricardo Vasconcelos a intentar poner un poco de orden con la entrada de Laura Ferreira, quien ayer se quedó fuera del cinco inicial. La decisión no terminó de dar el efecto deseado y las extremeñas se marcharon al final del primer cuarto con un desfavorable 12-15.

Al inicio del segundo cuarto fue Mujovic la encargada de imprimir carácter al equipo cacereño desde la defensa. La base del Al-Qázeres logró despertar a la grada con sus buenas intervenciones, pero el equipo de Aránzazu Muguruza, muy bien dirigido por Snezana, supo mantener el tipo para no descomponerse a las primeras de cambio, por lo que el cuadro extremeño apenas pudo recortar tres puntos de diferencia para firmar al descanso un marcador de 22-32.

Ni mucho menos dio el Al-Qázeres la contienda por perdida, pues las locales, con una motivada Arica Carter, tiraron de orgullo propio para intentar dar el do de pecho en un tercer cuarto en el que el equipo verde y amarillo logró situarse por encima en el marcador (36-35) en un abrir y cerrar de ojos gracias a un supremacista parcial en menos de seis minutos. Ya con un partido nuevo por disputarse, el equipo vasco aguantó el chaparrón en los últimos minutos de este cuarto para dictar una renta de tres puntos a falta del último cuarto.

En este acto definitivo, con intercambio de canastas y fuerzas equiparadas, el Al-Qázeres se agarró a su numantina defensa y aprovechó los comodines ofensivos de Jennie Simms, Carter y Ginzo para conservar todas sus opciones de victoria y ponerse siete arriba a falta de algo más de dos minutos para el final. Las cacereñas, no sin sufrimiento, acabaron llevándose el botín de la victoria por 59-55.