LIGA FEMENINA

Vasconcelos aboga por un Al-Qázeres de 14 segundos

El cuerpo técnico del Al-Qázeres, ayer en el Macayo. :: J. REY/
El cuerpo técnico del Al-Qázeres, ayer en el Macayo. :: J. REY

El entrenador portugués defiende una filosofía de juego eléctrico para compensar la ausencia de una pívot dominante

J. CEPEDACÁCERES.

En jornadas precedentes ya había dejado claro que cimentará las bases de su equipo sobre la disciplina defensiva para correr posteriormente la pista, pero ayer en la presentación oficial del cuerpo técnico profundizó más al respecto. El entrenador del Nissan Al-Qázeres, Ricardo Vasconcelos, no solo arrojó luz sobre el baloncesto que quiere, sino también sobre su porqué, haciendo mención a la ausencia de una pívot al uso y tradicional: «Con nuestro presupuesto, tener una pívot dominante habría acortado mucho la plantilla. Hubiera sido un equipo corto que jugaría lento, un baloncesto antiguo. Hoy por hoy este deporte ha cambiado mucho y tenemos que jugar un baloncesto de 14 segundos. En el mundo hay poquísimas pívots dominantes que puedan aguantarlo», dijo con convencimiento sobre el ritmo eléctrico que desea para su grupo una vez entre en competición.

A grandes rasgos, el técnico del conjunto cacereño promete espectáculo a través de transiciones rápidas con el objetivo de anotar cerca del aro antes de que las torres del equipo contrario puedan defender sus zonas de influencia. Una filosofía de juego en la que ya lleva tiempo unificando criterios con el entrenador ayudante, Pedro García. El segundo de a bordo en el banquillo del Al-Qázeres confiesa que el trabajo no ha sido nada difícil. «Hemos aunado sinergias muy rápido. Su baloncesto de agresividad defensiva y dinamismo en ataque me apasiona. Tiene ideas muy innovadoras». García, que a mediados de la pasada temporada llegó de la mano del técnico Ángel Fernández, reconoce que era complicado decir no a un proyecto que considera ilusionante.

El staff técnico de la entidad lo completan dos piezas imprescindibles para que el equipo pueda funcionar como una maquinaria perfectamente engrasada no solo en cuanto a los conceptos técnico-tácticos, sino también en el estado físico. Para ello pondrán su espada a disposición del club Iván Ramírez, que cumplirá su primer ejercicio como preparador físico tras llegar del baloncesto masculino, y un hombre de la casa como José Moreno, quien ejercerá una campaña más como fisioterapeuta. El primero de ellos aseguró que trabajará para que las jugadoras estén «al máximo nivel posible en función de lo que quieren los entrenadores y de las exigencias de la liga en coordinación con el fisio». A su vez, dijo haber aceptado de buen grado este cambio del baloncesto masculino al femenino, «más táctico y cercano».

José Moreno, por su parte, vinculó su continuidad al proyecto ideado tras la confirmación del técnico: «La llegada de Ricardo me motivó para continuar porque el proyecto tenía una pinta estupenda». También hizo mención a su compromiso profesional con una Paula Ginzo que aún se recupera de la operación a la que se sometió hace dos meses y medio para acabar con sus molestias en el pie derecho.

La primera probatura colectiva para analizar cómo la plantilla asume los conceptos del nuevo cuerpo técnico será este próximo domingo en Málaga ante el Unicaja, de Liga Femenina 2.