Baloncesto

El Valencia Basket jugará la final de la Eurocopa

Van Rossom intenta una bandeja ante Ndour./Efe
Van Rossom intenta una bandeja ante Ndour. / Efe

El equipo taronja se deshizo del Unics Kazan por la vía rápida y luchará por el título contra el Alba de Berlín, gracias a un inspirado Van Rossom

EFE

Una brillante actuación de Sam Van Rossom en el tramo final, cuando más complicadas estaba el partido para el Valencia Basket, le guió a la victoria en la pista del Unics Kazan (73-79) en el segundo encuentro de semifinales de la Eurocopa y le clasificó para la final por la vía rápida.

Los nervios pasaron factura al Unics en el arranque del encuentro y el Valencia se la cobró cara. Dejó tirar al errático equipo ruso, que sólo anotó uno de sus primeros catorce tiros de campo, y en la otra zona sumó de la mano de Guillem Vives y de un inspirado Bojan Dubljevic (8-19, m.8).

73 Unics Kazan

(16+20+16+21): Henry (2), Kolesnikov (-), Ponkrashov (10), Ejim (5), Morgan (6) -cinco titular- Lockett (8), Ndour (11), McCollum (13), Klimenko (-), Smith (11) y Kaimakoglou (7).

79 Valencia Basket

(23+16+17+23): Vives (8), Matt Thomas (15), San Emeterio (11), Will Thomas (9), Dubljevic (10) -cinco titular- Abalde (2), Labeyrie (-), Van Rossom (15), Tobey (7), Rafa Martínez (-), Diot (-) y Doornekamp (2).

ÁRBITROS:
Pukl (ESL), Shemmesh (ISR) y Nikolic (SER). Eliminaron al visitante Dubljevic por una técnica y una antideportiva (m.21) y al local Smith (m.40).
INCIDENCIAS:
Segundo encuentro de las semifinales de la Eurocopa disputado en el Basket Hall Arena de Kazan ante 6.193 espectadores.

La salida de Ndour le dio fuerza y algo de impulso al Unics pero la presencia de un incisivo Tobey le permitió al Valencia compensarla con ocho puntos casi seguidos del estadounidense (23-31, m.13).

Pero, pese a su desacierto, el Unics no dejó que se le escapara el choque. Con mucho esfuerzo, entre Kaimakoglou y Ponkrashov consiguieron que el equipo local llegara al descanso habiendo minimizado los daños (36-39, m.20).

El tercer cuarto empezó con una estricta falta antideportiva a Bojan Dubljevic que unido a una técnica que le habían pitado por protestar en la primera parte le supuso una antideportiva. En dos minutos, el Unics empató el choque (42-42, m.22).

San Emeterio y Matt Thomas mantuvieron unos minutos al Valencia por delante en el marcador y el cántabro llegó a devolverle el mando cuando Jamar Smith puso por delante por primera vez al conjunto ruso.

Pero cuando parecía que el equipo ruso se iba a hacer con el control Van Rossom se revolvió y con siete puntos casi seguidos y una asistencia cambió el guión del choque (54-62, m.32).

Pese a verse contra las cuerdas, el Unics no perdió la cabeza, aunque su reacción le dio sólo para no dejar escapar al Valencia y ni McCollum ni Henry sabían qué hacer para poner en marcha a su equipo (61-66, m. 38).

Para cuando pudo despertar volvió a la pista Van Rossom que con otras dos grandes acciones selló virtualmente el triunfo del Valencia pese a que Smith y Ponkrashov ajustaron el final con un par de triples.

Pero la seguridad del Valencia le permitió sumar su decimocuarta victoria consecutiva y llegar a la final de la Eurocopa sin necesidad de un tercer partido.

El Valencia se enfrentará en la final al Alba de Berlín, que este viernes se impuso en el segundo partido de esta semifinal al conjunto de la Liga Endesa por 81-87.