«Roberto Blanco ha hecho méritos como para ganarse la continuidad»

José Manuel Sánchez, ayer en la sede del Cáceres. :: A. Méndez/
José Manuel Sánchez, ayer en la sede del Cáceres. :: A. Méndez

El presidente del Cáceres se muestra satisfecho con el trabajo del entrenador, pero aguarda a la decisión que adopte la junta directiva

J. CEPEDA CÁCERES.

Ni los más metódicos revisionistas podrán entender cómo el Cáceres 2018/19 ha podido sacar tanto jugo al concepto 'fe'. Después de que toda mínima esperanza de permanencia en LEB Oro pareciese desvanecerse el pasado 20 de marzo en Prat de Llobregat, con un electrónico final de 95-66 que dejaba a los verdinegros tocados y virtualmente hundidos, el equipo extremeño supo dar posteriormente el do de pecho contra todo pronóstico para satisfacción del presidente José Manuel Sánchez (Cáceres, 1957) y de toda la hinchada. El mandatario, ya desde la perspectiva que otorga el tiempo, hace balance de todo lo acaecido durante la campaña.

-¿Cómo ha vivido esta particular montaña rusa de sensaciones?

-Al final el balance ha sido bastante positivo. El objetivo se nos complicó y tuvimos que luchar por la salvación porque hubo mucha irregularidad por el camino, pero el resultado final es satisfactorio.

-El equipo ha sufrido mucho más de lo que se esperaba. ¿Qué es lo que falló en la planificación de la plantilla?

-La liga se ha complicado mucho esta temporada porque, como ya existen posibilidades reales de ascender, bajan desde la ACB equipos muy potentes y el campeonato se está haciendo muy duro. Con poco dinero, te ves obligado a jugártela a lo que salga. Y puede ser que salga bien o no. Tuvimos mala suerte con la lesión de Andy nada más llegar y con la marcha del que parecía que iba a ser el pívot referente del equipo. Luego se produjeron otros cambios y circunstancias que tuvimos que afrontar. Todo eso nos llevó un tiempo de adaptación.

«Toda destitución es difícil, mucho más si es de la casa, pero así hay que hacerlo cuando es lo mejor»

-La destitución de Ñete Bohigas, ¿ha sido una de las decisiones más duras que ha tenido que tomar la junta directiva?

-Hacía ya tiempo que no teníamos que tomar este tipo de decisiones. Al principio, en los primeros años, sí lo hicimos con Fede Pozuelo y Piti Hurtado. Son decisiones que en un club de estas características se tienen que tomar cuando se cree oportuno. Creo que aquel momento lo fue. Toda destitución de un entrenador es difícil, mucho más si es de la casa, pero así hay que hacerlo cuando es lo mejor

-¿Sintió tras el descalabro en Prat que la temporada estaba perdida?

-Fue el palo más duro que hemos sufrido. Yo ya dije en su día que habría tres partidos claves para salvar la categoría, que serían los de Prat, Araberri y Canoe. En Prat metimos la pata totalmente, pero nos sirvió para darnos cuenta de la situación, para tocar fondo y a partir de ahí crecer. Quizás nos pudo venir hasta bien para darnos cuenta de que había que reaccionar.

-En ese preciso momento, y no a toro pasado, ¿llegó a pensar que la decisión de cesar a Bohigas fue equivocada?

-No. Las decisiones no se toman a la ligera, sino que se llevan a cabo tras meditarlas y consultar a mucha gente. Las decisiones se toman con todas las consecuencias, por lo que nosotros no nos arrepentimos nunca de las que tomamos. Al final el resultado nos ha dado la razón. El equipo ha funcionado cada vez mejor y últimamente estábamos haciendo un buen baloncesto.

«Se necesita inyección económica. Es complicado encontrar jugadores baratos y buenos»

-Es obvio que Roberto Blanco se ha ganado la continuidad, ¿no es así?

-Está claro que sí ha hecho méritos como para ganársela, pero ahora nos tendremos que juntar la directiva y hacer balance de la temporada. A partir de ahí comenzaremos a tomar las decisiones oportunas. Roberto es un hombre de la casa y siempre va a estar en el club para lo que se necesite. Mi opinión personal es que lo ha hecho muy bien. Sé cómo trabaja y conozco perfectamente sus capacidades. Cogió al equipo en una situación muy difícil y sin la posibilidad de hacer su propia plantilla, como a él le hubiese gustado. Eso se ha notado hasta que los jugadores se han adaptado a su forma de juego.

-¿Han existido ya los primeros contactos con los jugadores para hablar de posibles renovaciones?

-La temporada en LEB Oro no ha acabado y primero tenemos que hacer el balance con la junta directiva. Antes de eso hay que formar el equipo técnico.

-En el ámbito institucional, ¿qué balance puede hacer de la primera temporada de Sergio Pérez como gerente del club?

-Ha aportado mucho trabajo y una labor importantísima, tanto en lo administrativo, buscando dinero debajo de las piedras, como en la dirección deportiva. Aunque empezase su trabajo con la mentalidad de jugador porque acababa de retirarse con nosotros, poco a poco se ha ido adaptando y adquiriendo experiencia, por lo que estoy seguro de que esta próxima temporada lo hará incluso mejor.

-Hace meses usted comentó que la implicación del sector privado era una de las principales asignaturas pendientes para el Cáceres. ¿Se ha ganado terreno al respecto?

-Seguimos teniendo mucha colaboración privada de pequeñas y medianas empresas extremeñas. Aportan una importante ayuda, pero no el salto grande que se podría tener con una firma de nivel nacional y que pudiese aportar algo más. Yo siempre les pido a las instituciones que intenten mediar para conseguir alguna empresa importante. Ese sería el salto necesario porque la liga es cada vez más competitiva. Se está metiendo mucho dinero. Los profesionales cada vez cobran más y se hace complicado encontrar jugadores baratos y buenos.

«Cáceres y su afición quieren baloncesto. Eso es algo que ya nos ha quedado muy claro»

-En cuanto a la masa social, ¿cómo se aprovechará el tirón experimentado durante las últimas semanas para que en el Multiusos haya más calor humano y menos hormigón desangelado?

-Estoy muy contento con la respuesta que ha tenido la afición. En el partido frente al Canoe en Madrid se me pusieron los pelos de punta al sentir el apoyo de tanta gente. La afición en Cáceres quiere baloncesto y eso es algo que nos ha quedado claro. Nosotros vamos a intentar hacer cosas para que la gente siga ligada al club. Tenemos que aprovechar ese impulso de ahora. La gente quiere emociones y equipos que compitan. Tenemos que lograr esa conjunción para que la afición disfrute y vea baloncesto de calidad.

-¿Se baraja un giro radical con bajada de precios para atraer a más público, tal y como piden algunos aficionados, o considera que esta reducción tampoco implicaría una mayor masa social?

-No creamos que los precios son tan caros. Llevamos varios años sin subirlos. Una cosa importante es valorar lo que tienes. Tú no puedes tirar un producto vendiéndolo muy barato. Si tienes un producto de calidad, tiene que tener su precio. En la temporada 2011/12 ya hicimos una rebaja considerable para intentar captar nuevos abonados, pero el número al final fue prácticamente el mismo. Con un precio razonable, que no sea desorbitado, la gente fiel siempre va a estar. Los proyectos necesitan dinero porque no se mantienen del aire.

-¿Hay cimientos suficientes como para que el primer equipo pueda dar un salto en lo cualitativo para aspirar la próxima temporada a cotas mayores?

-Depende de la inyección económica y de buscar buenos jugadores a buen precio. Habrá mucho trabajo por delante durante este verano.

-¿Qué mensaje le podría mandar a todos aquellos aficionados que durante la temporada, especialmente en la recta final, han arrimado el hombro?

-Gran parte del 'éxito' es de la afición. La necesitamos para alcanzar altas metas. Cuando los jugadores se sienten arropados, trabajan mejor y están más confiados.