José Manuel Calderón, jugador extremeño en la NBA: «No estoy preparado para dejarlo todavía»

José Manuel Calderón hace su gesto característico. :: J. V. ARNELAS/
José Manuel Calderón hace su gesto característico. :: J. V. ARNELAS

«El campus siempre va a ser en Extremadura, eso lo tengo claro y para mí es lo más importante»

JAVI PÉREZBADAJOZ.

José Manuel Calderón salió de Villanueva de la Serena con 13 años para convertirse en una estrella mundial que lo ha ganado casi todo con la selección española. Solo le ha faltado el oro olímpico ante la irreductible Estados Unidos. También ha disputado una final de la NBA, un lugar reservado para los elegidos. Aterrizó en Toronto en 2005, una franquicia en crecimiento y justo antes de que este año los Raptors se colocaran el anillo le rindieron un homenaje. Calderón marcó el camino. Siembra futuro y deja su huella por donde pasa. Su decimoquinta temporada en la NBA es una incógnita. El mejor deportista extremeño de la historia quiere seguir jugando, pero si no es en la NBA insiste en anticipar su retirada. Desde hace trece años se relaja y disfruta en su campus extremeño.

Más información

-Un año más el Campus Calderón llega a Badajoz, ¿qué supone para una estrella internacional compartir esta semana con los chavales?

-Para mí es algo muy especial. Es el momento especial de cada año. Es un evento en el que juntamos a mucha gente, con muchas personas involucradas y casi 180 niños. Sobre todo, por tener esas familias detrás, que repiten y nos dan ese voto de confianza, señal de que estamos haciendo las cosas bien. Tenemos una responsabilidad y estamos encantados.

-Su implicación con el campus es total. ¿Cómo reaccionan los chavales cuando le ven y comparte con ellos momentos del día a día?

-Bien. La verdad es que ellos se lo pasan mejor cuando no estoy porque están como más libres y cuando me ven se ponen un poco tensos. A veces les tienes que sacar las palabras por el nervio, pero al tercer día todo genial. Hacen muchas preguntas sobre qué vas a hacer el año que viene, algunos con detalles de baloncesto... Como con ellos casi todos los días y para ellos es especial verme allí, comer la misma comida y disfrutar con ellos.

-El campus es el buque insignia de la Fundación, pero son muchas las iniciativas en marcha que revierten en la Extremadura.

-Vamos a hacer diez años en 2020, hemos crecido muchísimo y estamos muy orgullosos de todas las cositas que vamos haciendo. El director general de Deportes ha nombrado el proyecto nuevo de 'Come bien, vive mejor' con el que hemos llegado a 55 colegios para concienciar al niño la importancia de la alimentación y la actividad física. Otro proyecto sobre botellón y drogas, son muchas cosas. Ahora el día 19 inauguramos la segunda zona de juegos en el Hospital Villanueva-Don Benito como hicimos aquí en el Materno Infantil hace un par de años. Estamos felices de tocar cada vez a más niños y familias, que es lo que importa. Intentando aportar nuestro granito de arena para que en Extremadura los niños tengan las mejores opciones posibles.

-Por aquí se ven a sus pequeños, ¿alguno seguirá sus pasos?

-Manuel está en el campus, pero no le veo el pelo, tiene 9 años , es su segundo año ya y está encantado. Le gusta mucho. Gonzalo todavía no juega y Jaime, que tiene 7 años, está haciendo tenis y de momento no le ha enganchado el baloncesto.

-El campus se ha consolidado como un referente a nivel nacional. ¿Le han tentado para llevárselo a otra ciudad?

-Al principio había algún sitio que nos dijeron de hacer allí otra semana o llevármelo, pero creo que tenemos un grupo de entrenadores y monitores muy importante que hace que esto funcione. Muchos de ellos se cogen esta semana de vacaciones en sus trabajos para poder venir al campus, no puedes alargarlo a dos, dividirlo no nos interesa. Y para que yo pueda estar aquí una semana realmente involucrado que es lo que lo hace especial. Lo estuvimos haciendo en Cáceres muchos años, ahora estamos en Badajoz y no sé si algún día en el futuro lo cambiaremos a otro sitio, pero siempre va a ser en Extremadura, eso lo tengo claro y para mí es lo más importante.

-En cuanto a su futuro, pregunta obligada. ¿Qué va a hacer? ¿Seguir jugando o piensa ya en la retirada?

-Va a depender del tipo de ofertas que tenga, si realmente son importantes o no. Cada vez me tira más mi familia. La próxima semana o en diez días tomaré una decisión y decidiré lo que voy a hacer si jugar otro año más en la NBA o directamente quedarme a vivir con ellos allí porque tengo otras cosas que hacer. Por ellos sería dejarlo y empezar a hacer otro tipo de retos.

-¿Tiene ofertas sobre la mesa?

-Han llegado y ahora tenemos que ver si nos interesa, si deportivamente para ellos y para mí es interesante. Tiene que ser algo que nos llame la atención para poder jugar en la NBA. No quiero pensar mucho más allá de diez días porque tampoco me he hecho a la idea de qué es lo que quiero hacer y no estoy preparado para dejarlo todavía. Vamos a ver.

-¿Y volver a la ACB? Mirotic ha rechazado buenos contratos para regresar a España.

-No porque es tiempo para mi familia. Quiero darle la oportunidad a todos por igual de que sigan aprendiendo inglés, siendo bilingües porque el mayor es así y ese es el reto que tenemos. Ellos han estado moviéndose porque yo me movía y ahora me toca adaptarme a ellos. Volver ahora a España no es el momento.

-¿Pero le han llamado equipos españoles?

-Me han llamado alguna vez y siempre he dicho que era NBA o nada. No es por ofertas, sino porque desde el principio dije que cuando terminara la NBA sería para dejarlo y esa es la decisión que he tomado profesionalmente.

-Una vez llegue ese momento de la retirada, ¿cuáles son sus planes?

-Me gustaría seguir ligado al baloncesto de alguna forma. No dedicarme solo a mis cosas que tengo por ahí, algo saldrá. Tampoco quiero entrar mucho más en detalles porque todavía no es el momento.