LEB PLATA

El Plasencia aún no sabe con qué balance irá a la fase de descenso

Rafa Sanz, en el último partido. :: PALMA/
Rafa Sanz, en el último partido. :: PALMA

Sin nada en juego en su último partido, podría salir perjudicado o beneficiado de los resultados de otras canchas

JUAN CARLOS RAMOS

PLASENCIA. El Extremadura Plasencia afronta la jornada final de la liga regular de la LEB Plata como si de un amistoso se tratara. Sobre el parqué zamorano del Ángel Nieto, no habrá nada en juego. Ni los locales, que ya están clasificados para el playoff, ni los placentinos, que tendrán que conformarse con luchar por evitar el descenso a la Liga EBA. Da igual quién gane, esa victoria no se arrastrará a la segunda fase.

A día de hoy, el Plasencia empezaría a jugar la fase de descenso (arranca el 27 de febrero) con un balance acumulado de 5-5. Esas son las victorias y derrotas que ha cosechado contra los otros cinco equipos que de momento están en el grupo malo.

Pero ese balance podría no ser definitivo, ya que aún hay tres equipos que pelean por las dos últimas plazas del playoff que aún quedan por adjudicar: Zornotza, Cantabria Estela y Rioja. Y ahí el Plasencia Extremadura también tiene muchas cosas en juego.

Al equipo placentino le interesa que sea el Zornotza el equipo que quede relegado de la parte noble, ya que los de Rafa Sanz sumaron las dos victorias frente a los de Amorebieta. Para que eso tengo lugar, el Zornotza tendría que perder en casa ante el Ávila (al que le interesa mucho ganar para pasar a la fase de descenso con dos victorias más) y que el Rioja gane en casa al Baskonia (otro interesado en ganar para paras al grupo malo con dos triunfos ante un rival directo).

Resumiendo, si se cae Zornotza el Plasencia tendría un acumulado de 6-4, si se cae Rioja sería de 5-5 y si es Estela el perjudicado, el equipo placentino también lo sería. Su acumulado sería de 4-6. Es decir, dos victorias en juego sin depender de sí mismo y sin tan siquiera empezar la lucha por la permanencia.