LEB PLATA

Plasencia consuma su descenso a EBA

El Plasencia regresa a la Liga EBA dos años después. :: PALMA/
El Plasencia regresa a la Liga EBA dos años después. :: PALMA

Se impuso con autoridad en Albacete, pero también ganaron los equipos que debían fallar para tener opciones en la última jornada

JUAN CARLOS RAMOS

PLASENCIA. Se acabó la liga para el Extremadura Plasencia. Queda una jornada para el final de la LEB Plata, pero el equipo placentino es desde este sábado nuevo equipo de la Liga EBA. Los de Raúl Pérez hicieron lo que tenían que hacer, es decir, ganar en Albacete, pero en el resto de canchas no acompañó un solo resultado. Sus cuatro máximos rivales sacaron adelante sus partidos y dejaron sin trascendencia la victoria del Plasencia en Albacete (64-73).

64 ALBACETE

0 PLASENCIA

Arcos Albacete Basket
Eddy Polanco (18), Patrick Onwenu (14), Zarko Jukic (13), Álvaro Sanz (2), David Maldonado (2) -cinco inicial-, José Alberto García, Pablo Córdoba (7), Álvaro Picazo (3), Antonio García y Tyler Rudolph (5).
Extremadura Plasencia
Duane Morgan (16), José Antonio Medina (15), Diego Gallardo (5), Mario Álvarez (10), Arturo Fernández (8) -cinco inicial-, Pablo Villarejo (4), Germán Martínez (12), Javier Cardito (1) y Deng Mayot (2).
Parciales
23-18, 29-38, 41-51 y 64-73.
Árbitros
Igor Esteve Malmierca y Nicolás Murillo Khon.
Incidencias
Pabellón del Parque.

Se cumplió la máxima que rige el deporte de competición. No importa la calidad que tengas, lo que importa es las ganas de ganar que tengas. Y los rivales de los enemigos directos del Plasencia tenían poca o ninguna. Y también el propio Albacete, que desde que consumó su permanencia se anda paseando por la LEB Plata.

Y también se pasea el Menorca. Y el Aceitunas Fragata Morón. Y el Universitat de Vic. Vamos, que el tramo final de temporada en esta fase de permanencia está siendo un auténtico chiste, con equipos ya salvados o ya descendidos que no comparecen sobre la cancha.

Pero la culpa del descenso del Plasencia no la tiene esta caricatura de competición y sí la racha de cinco derrotas consecutivas con la que los extremeños se hundieron en la tabla. Raúl Pérez, en su llegada al equipo, ya tenía poco margen de reacción. Tres victorias en cuatro partidos no le han servido para llegar con vida hasta el final.

El encuentro en Albacete fue relativamente sencillo. Al menos más que si hubieran estado Marcus Van o Tyler Rudolph, éste en plenitud de condiciones. Los manchegos dieron la cara en el primer cuarto (23-17) y luego se borraron de la pista cuando el Plasencia se puso a defender y a acudir al rebote con contundencia. Al descanso, el marcador era de 29-37.

El Plasencia alcanzó una máxima de 12 en el tercer cuarto (39-51), pero fue entonces cuando el Albacete volvió a morder en defensa para poner las tablas en el electrónico (61-61). El Plasencia, sin inspiración desde la línea de tres, apostó por el plan B -algo que no ha sabido hacer en muchos tramos de la temporada- y con balones al poste bajo acabó por sentenciar.