Baloncesto LEB Oro

A perpetuar la senda de la victoria en Valladolid

Marlon Johnson, en su último partido con el Cáceres. :: l. cordero/
Marlon Johnson, en su último partido con el Cáceres. :: l. cordero

El Cáceres viaja con la idea de repetir las sensaciones del choque ante Leyma Coruña

MARÍA CORRAL CÁCERES.

Tras poner fin a la angustiosa racha de cuatro jornadas consecutivas perdiendo, la victoria frente a Leyma Coruña ha sentado como bálsamo en el Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Fuera ya de los puestos de descenso a LEB Plata, los de Ñete Bohigas han respirado aliviados esta semana y esperan prolongar dicha sensación con un nuevo triunfo hoy ante el Valladolid (20.45 horas, Polideportivo Pisuerga). Un rival de suerte totalmente contraria a la de los verdinegros, puesto que cuando uno ha caído derrotado, el otro ha salido victorioso.

Frente al consuelo de mirar la clasificación con cierta calma, ha surgido la incertidumbre tras la salida de Marlon Johnson por cuestiones administrativas. La llegada de Cole Huff transcurrido el primer mes de competición ha descolocado los esquemas de Ñete Bohigas, quien ahora tendrá que remar contra corriente para equiparar la fuerza de su plantilla con la del resto de planteles de la categoría. «Te trastoca toda la semana y resulta complicado afrontar que se va un compañero de equipo y también de casa. Siempre duele, pero no son circunstancias buscadas ni por mí ni por el club y así lo hemos tenido que entender. Tenemos que hacer partícipe a Cole de nuestras sensaciones tanto a nivel baloncestístico como de grupo humano», fueron las palabras del técnico extremeño horas antes del encuentro ante el Valladolid.

Respecto al cambio, añadió que sus hombres parten con desventaja por tener que hacer frente a un nuevo periodo de adaptación. Sin embargo, intentará sacar el mayor beneficio de este particular trance: «Marlon era nuestro segundo jugador más valorado y en algunas facetas del juego lo echaremos especialmente de menos. Pero Cole tiene una serie de características que aprovecharemos en determinadas situaciones tácticas. Con el cambio perdemos en algunas cosas y ganamos en otras». Dmitry Utolin presenta menos molestias en su tobillo y no habrá nuevas bajas salvo la ya conocida de Andy Mazurczak. Además, Johan Kody, que ha sido padre recientemente y abandonó la ciudad durante un par de días, ya ha regresado y estará disponible para la cita de esta misma tarde.

El rival que el Cáceres tendrá enfrente será un hueso duro de roer. Actual quinto clasificado, el Valladolid de Paco García lleva un balance de cuatro victorias y dos derrotas. Se estrenaron en liga perdiendo en Coruña (95-90), encadenaron cuatro triunfos seguidos ante Araberri, Betis, Palma y Prat, y en la última jornada sucumbieron en Miribilla contra el Bilbao (84-77). Una racha completamente opuesta a la de los verdinegros.

Ñete Bohigas, sabedor de la competitividad y dureza de su contrincante, exigirá a sus hombres que sean capaces de mostrar la misma intensidad que en el Multiusos el pasado viernes: «Cuando alcanzas cierto nivel, de ahí no se puede bajar». Para contrarrestar «el contacto físico en defensa y el orden y disciplina en ataque» de los vallisoletanos, el entrenador verdinegro buscará en sus pupilos la soltura y concentración demostrada ante Leyma Coruña, especialmente la que derrocharon en la segunda parte del partido.

Nueva cita ante uno de los favoritos de la categoría (ya se clasificó el año pasado para playoffs al ganarle el basket average al propio Cáceres) y contra el que ya se vio las caras en pretemporada. El Valladolid se apuntó la victoria en Navalmoral de la Mata (82-88), al igual que la pasada campaña en los dos encuentros ligueros. Este año, los de Ñete Bohigas tratarán no repetir el mismo resultado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos