LEB PLATA

Partidazo y fiesta para todos en La Bombonera

Diego Gallardo bota ante la presión de Micheal Warren. :: PALMA/
Diego Gallardo bota ante la presión de Micheal Warren. :: PALMA

El Plasencia cuajó uno de sus mejores encuentros ante el líder Zamora, que disputará la final de la Copa a pesar de la derrota

JUAN CARLOS RAMOS PLASENCIA.

El Plasencia-Zamora de este sábado es una de esas pocas ocasiones en la que los dos equipos se van sonriendo. Los placentinos, porque cuajaron uno de sus mejores partidos y pasaron por encima del líder del grupo oeste de la LEB Plata (79-66). Los zamoranos, porque a pesar de la derrota, logran una histórica clasificación para la final de la Copa LEB Plata después de que los resultados en otras canchas le fueran favorables. Lo dicho, fiesta para todos en La Bombonera al final de la primera vuelta.

79 PLASENCIA

0 ZAMORA

Extremadura Plasencia
Germán Martínez (17), Diego Gallardo (3), Mario Álvarez, Vladimir Tomasevic (2), Marcellus Roberts (6) -cinco inicial-, Pablo Villarejo (3), Duane Morgan (22), José Antonio Medina (19), Javier Cardito, Arturo Fernández (5) y Deng Mayot (2).
Aquimisa Zamora
Javi Beltrán (4), Sangone Niang (17), Micheal Warren (9), Christopher Iza (11), Xabier Arriaga (6) -cinco inicial-, Gabriel Román, Guido Villamil, Anthony Libroia (14) y Lucas Meikle (5).
Parciales
18-20, 32-38, 56-52 y 79-66.
Árbitros
Joaquín García González y Joaquín Lizana Moreno.
Incidencias
Pabellón Ciudad de Plasencia, 500 espectadores.

Cambiando el guion de casi todos los encuentros de la primera vuelta, el Plasencia fue de menos a más frente al Zamora. El líder demostró que su primer puesto no es fruto de la casualidad y que las dos-tres cositas que hace las hace muy bien. Una de ellas es hacer valer los kilos de Iza, que él solito se bastó para condicionar la defensa placentina. Con 2-10, Rafa Sanz tiró de la intensidad de Arturo Fernández y de la dirección de Germán Martínez -que completó su mejor partido en el Ambroz- para estrechar la desventaja hasta el 18-20.

En el segundo cuarto, tras cobrar la primera ventaja, apareció el talento de Sangone Niang para sacar rédito en todos los ataques zamoranos, ya fuera en forma de falta, canasta fácil o triple lejano. Con 26-36 y otra vez Iza arrinconando a los 'centers' placentinos, los aficionados empezaron a temerse lo peor.

Pero tras el descanso Rafa Sanz hizo alinear a los astros. Todos sus jugadores rozaron la excelencia: Germán dirigiendo y anotando, Medina sacando todo su potencial como escolta, Duane Morgan en modo MVP y Deng Mayot siendo el bastión en defensa que faltó en la primera parte. Un parcial de 20-3 de salida, para poner el 52-41, lo dice todo.

Entonces apareció Libroia, hasta ese momento más preocupado en tapar a Medina que buscar la canasta, para tirar del carro del CB Zamora. Dos triples seguidos del base italiano devolvió la emoción al último cuarto (56-55). El Plasencia no se puso nervioso y redobló esfuerzos en defensa. En ataque, a Medina no se le habían agotado los puntos y rápidamente regresó la ventaja extremeña (66-57 a 05:12).

El cambio a defensa en zona de Saulo Hernández tampoco surtió efecto, porque fue entonces cuando los placentinos atacaros el rebote con mucha más fe. Con una máxima de 17 a 02:18 (77-60), La Bombonera fue una fiesta.

 

Fotos

Vídeos