LEB PLATA

Al Plasencia solo le queda ganar en Albacete y esperar rezando

Arturo Fernández. :: PALMA/
Arturo Fernández. :: PALMA

El equipo placentino consumará su descenso si no vence o si Rioja, Hospitalet y Baskonia ganan sus partidos

JUAN CARLOS RAMOS

PLASENCIA. Dos jornadas para el final y segundo 'match-ball' para el Extremadura Plasencia. Solventó el primero con victoria clara ante el Menorca y tendrá que hacer lo mismo esta noche en la cancha del Albacete (Pabellón El Parque, 20.00 horas). Si no gana, consumará su descenso matemático a la Liga EBA y sobrará la última jornada.

Incluso si el Plasencia fuera capaz de ganar en tierras manchegas, puede que esa victoria no sea suficiente para seguir con vida hasta el cierre de la fase de permanencia. Necesita que al menos pierdan uno de los tres equipos que suma un balance de 11-9: Rioja, Hospitalet y Baskonia. Si ganan los tres, adiós a la LEB Plata, pase lo que pase en Albacete.

En estas dos últimas jornadas, podrían darse múltiples combinaciones. Pero casi todas las opciones de permanencia para el Plasencia pasan por estas tres premisas: ganar en Albacete, que el Hospitalet pierda en casa ante un Ávila que se juega su última bala y que el Gijón pierda en la cancha de un Morón, que ya está salvado.

Si eso sucede, el Extremadura Plasencia volvería a depender de sí mismo y se jugaría la permanencia en la última jornada en casa ante el Hopistalet.

«No creo que necesitemos un milagro, ya que hay partidos que se pueden dar a favor. Los rivales tienen salidas difíciles y creo que tendremos opciones en la última jornada si somos capaces de ganar en Albacete», decía Raúl Pérez en la previa del partido.

Todo pasa por seguir creyendo en sí mismos. «Con trabajo, con esfuerzo, con lucha. Tenemos que saber que no podemos venirnos abajo en ningún momento porque eso nos puede hacer perder la categoría. Los chicos están concienciados y han realizado una semana de trabajo muy buena. Queremos repetir las buenas sensaciones del último partido», asegura el entrenador placentino.

Enfrente tendrá a un Albacete que ha bajado enteros desde que se fue el americano Marcus Van, ya con el equipo salvado. Además, tiene a dos jugadores importantes como Tyler Rudolph y Zarco Jukic entre algodones. Eso lo pagó en la pasada jornada en Ávila con una derrota muy llamativa (86-44).

«No me espero el Albacete del otro día, pero si tiene bajas tratarán de imponer un ritmo pausado y con muchas zonas. Nosotros, todo lo contrario, queremos un partido con ritmo alto», anticipa convencido Raúl Pérez.