LEB PLATA

El Plasencia recupera las constantes vitales

Morgan -ante Nzegue- hizo una gran primera parte. :: PALMA/
Morgan -ante Nzegue- hizo una gran primera parte. :: PALMA

El equipo extremeño frenó ante La Roda una racha de cinco derrotas seguidas en el debut de Raúl Pérez en el banquillo

JUAN CARLOS RAMOS

PLASENCIA. Era un partido a vida o muerte y el que salió muerto fue La Roda, que prácticamente certificó su descenso virtual en La Bombonera. El Plasencia, en el primer partido como entrenador de Raúl Pérez, rompió una racha de cinco derrotas seguidas para dar el primer paso en busca de esa permanencia que aún sigue siendo muy complicada. En las cuatro jornadas que restan, deberá sumar al menos tres victorias.

65 PLASENCIA

0 LA RODA

Extremadura Plasencia
Duane Morgan (18), José Antonio Medina (7), Diego Gallardo (9), Mario Álvarez (9), Arturo Fernández (5) -cinco inicial-, Pablo Villarejo (12), Germán Martínez (2), Javier Cardito (3), Stefan Radosavljevic y Deng Mayot.
JAFEP Fundación Globalcaja La Roda
Xosé Luis Ibáñez, Michel Znege (10), José Antonio Blázquez (9), Óscar Herrero (8), Mous Barro (12) -cinco inicial-, Uchenna Iroegbu (10), Antonio Boyero, Héctor Jiménez y Franck Kougnia (7).
Parciales
18-17, 41-32, 52-43 y 65-56.
Árbitros
Asunción Langa de Martín y José María Olivares Bernabéu.
Incidencias
Pabellón Ciudad de Plasencia, 300 espectadores.

No se vieron demasiados cambios en relación al equipo de Rafa Sanz. El cinco inicial lo hubiera firmado el entrenador cordobés. E incluso, la participación testimonial de Stefan Radosavljevic. Si acaso, se vio a un José Antonio Medina menos preocupado en consumir los segundos de la posesión y a un Duane Morgan que fue la gran referencia por dentro hasta que sufrió algún tipo de percance físico. Y hay que decirlo, también acompañó el porcentaje desde la línea de tres. Al menos, en la primera parte, que fue cuando el Plasencia obtuvo una renta de +10 con la que se manejó con comodidad durante el resto del choque.

La Roda, lastrado por la ausencia de su mayor referente ofensivo, Gregorio Adón, trató de competir surtiendo de balones por dentro a Mous Barro y Frank Kougnia, que se mostraron imparables hasta que tuvieron oxígeno. Por su parte, el triple sostuvo al Plasencia (18-17 y 15 puntos de tres en el primer cuarto).

Soluciones

En el segundo cuarto, el Plasencia decidió buscar soluciones por dentro ante el desgaste de las torres rodeñas. Y en ese escenario, Duane Morgan ofreció una exhibición de versatilidad. Se fue al descanso con 18 puntos y permitió coger aire al Plasencia sin la necesidad, y la presión, de tener que mirar al marcador (41-32 con veinte minutos por disputarse). A pesar de que el acierto de tres comenzó a descender (era un 9/20 al descanso) y Duane Morgan daba muestras de molestias físicas (ya no volvió a anotar), la defensa del Plasencia borró de la pista a La Roda, que sobrevivía con algún triple estratosférico de Óscar Herrero.

A La Roda no le quedó otra que dejar tirar al Plasencia a través una defensa en zona. Sacó provecho durante unos minutos e incluso se llegó a poner a seis (49-43), pero la aparición de Medina para tirar del carro desatascó una situación que en absoluto llegó a ser preocupante ante la falta de argumentos ofensivos de los manchegos. Con el 60-51 a falta de 02:15 para el final, un triple de Mario Álvarezs acabó por liquidar un partido que vuelve a meter al Extremadura Plasencia en la lucha por la permanencia.

Cinco de los seis puestos que otorgan la salvación parecen ya adjudicado. El sexto lugar se lo tendrán que disputar hasta cuatro equipos: Baskonia, Vic, Plasencia y Ávila, que ayer se aprovechó de la relajación de Morón -próximo rival de los placentinos- para hacerse con una victoria que hubiera sido más inesperada al inicio de esta fase por la permanencia.