LEB PLATA

El Plasencia se queda sin margen de error

Dio la cara en la cancha del Cantabria, pero le faltó rematar cuando estuvo a punto de completar la remontada

JUAN CARLOS RAMOS

PLASENCIA. Ahora sí, el Plasencia se ha quedado sin margen de error si quiere estar en los playoffs. Su derrota en la cancha del Cantabria (81-75) le pone contra las cuerdas. Las cuentas pasaban por sumar tres victorias más, pero tras esta jornada puede que esté obligado a ganar los cuatro partidos que restan.

81 CANTABRIA

0 PLASENCIA

Igualatorio Cantabria Estela
Lamonte Thomas (25), Lance Kearse (5), Juampi Sutina (14), Andre Norris (17), Placide Nakidjim (11) -cinco inicial-, Jon Peña (2), Álvaro Palazuelos (5), Carlos Iradier y Pablo Sánchez (2).
Extremadura Plasencia
Pablo Villarejo (15), José Antonio Medina (11), Mario Álvarez (3), Arturo Fernández (6), Marcellus Roberts (15) -cinco inicial-, Duane Morgan (19), Germán Martínez, Diego Gallardo (6) y Deng Mayot.
Parciales
19-13, 39-29, 66-56 y 81-75.
Árbitros:
Juan Francisco González Cuervo y Aitor Gómez Hernández.
Incidencias
Palacio de los Deportes de Santander.

A pesar de enfrentarse a un equipo superior sobre el papel, el Plasencia fue capaz de competir y de incluso tener opciones en el último cuarto. Y eso que empezó rematadamente mal el choque. Los errores por precipitación y una mala selección de tiro (1 de 8 en triples en el primer cuarto) permitieron que el Estela gozara de cómodas rentas (19-13).

El juego placentino fue igual de deslucido en el segundo parcial. Influyó también que, a estas alturas, Medina no se sintiera a gusto. El base firmó hasta tres 'airballs' y tres errores en la subida de balón en el segundo cuarto, mientras veía cómo Thomas se iba a dobles dígitos.

A pesar del 39-29 del descanso, los últimos cinco puntos de Medina antes del intervalo le sirvieron para afrontar una actitud diferente la segunda parte. Y eso que los locales alcanzaron una máxima de 15 (44-29). La zona santanderina obligaba al Plasencia a salirse por fuera. El caudal ofensivo se duplicó gracias a los cinco triples seguidos de Villarejo. Sin embargo, la inexistencia de un cinco de garantías abrió un boquete en defensa (66-56).

El partido se acabó de abrir gracias a un parcial de salida de 0-8 en el último cuarto (66-64). Los cántabros se confiaron a Thomas para no acabar naufragando, mientras que el Plasencia perdonó hasta tres posesiones para ponerse por delante. La falta de acierto en los triples en los momentos decisivos, así como errores de circulación, impidieron llegar con vida al último minuto.