Euroliga

El coleccionista de récords

Felipe Reyes, en un partido de Euroliga ante el Fenerbahçe. /JuanJo Martín (Efe)
Felipe Reyes, en un partido de Euroliga ante el Fenerbahçe. / JuanJo Martín (Efe)

Felipe Reyes se convierte ante el Olimpia de Milán en el jugador con más partidos en la Euroliga, sumando otro hito más a una carrera incombustible

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Felipe Reyes es infinito. El jugador del Real Madrid alcanzó ante el Olimpia de Milán los 342 partidos en la Euroliga, dejando atrás los 341 de Juan Carlos Navarro, al que igualó el cordobés con la visita que rindieron los blancos en la jornada 26 al Khimki en Moscú. Nadie ha pisado tantas veces la cancha en la máxima competición continental como el capitán del Real Madrid, que en su decimoquinta temporada en el club de Chamartín no para de dejar registros para la posteridad.

El pasado 3 de marzo se convirtió en el jugador con más encuentros disputados en la liga española, rebasando los 778 de otro histórico como Joan Creus y dejando muy atrás los 756 de Rafa Jofresa, segundo si únicamente se tienen en cuenta los duelos en la era ACB. Acumula ya 783 choques en el torneo doméstico, del que es también máximo reboteador histórico con 4.639 capturas, 347 más que el siguiente en la lista, Granger Hall. Los 16.204 minutos que ha jugado le colocan octavo en una clasificación que encabeza Creus con 20.211, aunque tiene a tiro de piedra a Carlos Jiménez, que sólo lleva cuatro más que él. Es el quinto máximo anotador, con 8.202 puntos, a 116 de Juan Carlos Navarro, aunque aún le quedan lejos los 9.759 que encestó Alberto Herreros en 654 partidos. Y hasta figura decimoséptimo en el ránking de mayores recuperadores, un apartado en el que no tiene parangón entre los hombres altos. Es también el más prolífico en la Copa del Rey con 47 encuentros a sus espaldas, y el tercero que más veces se ha enfundado la elástica de la selección española (236), por detrás de Navarro y Epi.

A sus 39 años recién cumplidos, la primacía de Felipe Reyes se extiende también a varios apartados de la Euroliga, ya que además de liderar la tabla en cuanto a número de partidos disputados, es su máximo reboteador histórico (1.777 capturas) y primero en rebotes ofensivos (693). También es segundo en lanzamientos de dos (959), faltas recibidas (1.289) y tiros libres convertidos (1.279), tercer mayor anotador (2.990 puntos) y cuarto en el ránking de valoración (3.743).

Todo ello, repartido en las quince temporadas en las que ha participado en la máxima competición continental, catorce de ellas en el Real Madrid y una en Estudiantes, club en el que se formó y con el que debutó en el torneo el 19 de octubre de 2000 ante el Peristeri griego. Con los colegiales jugó doce partidos de la Euroliga, a los que añade ya 330 con el Real Madrid, el último de ellos en un WiZink Center que volvió a rendirse al espíritu batallador de un hombre clave en las seis ocasiones en las que los blancos han alcanzado la 'final four' desde que está en la plantilla y que ha levantado dos veces el trofeo: en Madrid en 2015 y en Belgrado en 2018.

Un palmarés propio de los elegidos

Además de sus dos títulos de la Euroliga, Felipe Reyes posee un palmarés envidiable con seis títulos de la ACB, cinco Copas del Rey, cuatro Supercopas, una Copa Intercontinental y una Copa ULEB, a los que se suman sus gestas con la selección española, con la que tocó el cielo en el Mundial de 2006, se ha proclamado tres veces campeón del Eurobasket (2009, 2011 y 2015) y se ha colgado tres medallas olímpicas: la plata en los Juegos de Pekín 2008 y Londres 2012 y el bronce en Río 2016. Una exitosa trayectoria que abrió integrando aquella selección que se vistió de oro derrotando a Estados Unidos en la final del Mundobasket sub-19 de 1999 y de la que formaban parte Juan Carlos Navarro, Raúl López, Carlos Cabezas, Berni Rodríguez o Pau Gasol, entre otros.

Felipe Reyes, con el trofeo de la Euroliga que conquistó el año pasado el Real Madrid en Belgrado.
Felipe Reyes, con el trofeo de la Euroliga que conquistó el año pasado el Real Madrid en Belgrado. / Andrej Isakovic (Afp)

«A todo el mundo le gusta batir récords y nunca llegué a soñar de pequeño conseguir lo que estoy consiguiendo», destacaba Felipe Reyes el martes, la víspera de un duelo que, aseguró, se tomaba como «un partido más». «Estoy muy contento por conseguir este hito porque es muy difícil llevar tantos años jugando al máximo nivel y me siento muy orgulloso de lo que he conseguido a lo largo de mi carrera, pero ahora sólo quiero ganar y que el equipo llegue lo más posible», agregó el andaluz, que incidió en que todo el aluvión de momentos especiales que está protagonizando en los últimos tiempos «descentran un poco» y que lo que él quiere es «aportar cosas» a su equipo y «ayudar» en todo lo que pueda. Con su renovación ya apalabrada hasta junio de 2020, aún le queda algún que otro hito por alcanzar, aunque cada vez son menos.