Final Four de la Euroliga

El Chacho reconquista Europa con el CSKA

Sergio Rodríguez, con una bandera de España en la mano, celebra con jugadores y cuerpo técnico del CSKA su victoria en la final de la Euroliga/EFE
Sergio Rodríguez, con una bandera de España en la mano, celebra con jugadores y cuerpo técnico del CSKA su victoria en la final de la Euroliga / EFE

El equipo ruso se adjudica con oficio su octavo gran título continental ante el novato Efes, al que no le bastó con Larkin

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZVitoria

En su sexta Final Four y en su cuarto partido decisivo en la máxima competición, Sergio Rodríguez reconquistó Europa con el CSKA de Moscú, que liderado por Nando de Colo, Will Clyburn (MVP) y Cory Higgins se adjudicó en Vitoria su octavo gran título continental, para acercarse a dos del Real Madrid. El Chacho fue campeón de Europa con el equipo blanco en 2015 y este domingo se convirtió en el primer jugador español en ganar la Euroliga con un equipo extranjero y con dos conjuntos diferentes. Pese a que no tuvo excesivo protagonismo y no estuvo muy acertado ante el Anadolu Efes, el base tinerfeño pudo cumplir en Vitoria otro de sus grandes sueños, sufriendo en la cancha (apenas 14 minutos y medio) y en el banquillo con el CSKA, que recurrió a su oficio, talento y físico para levantar el título más ansiado.

 El CSKA recuperó la Copa de Europa tres años después e impidió una segunda sorpresa en la Final Four del novato Efes, que soñó con la corona hasta el último medio minuto gracias al genial e imprevisible Shane Larkin. Sin embargo, el base estadounidense del equipo turco no encontró compañía en los momentos clave ante la contundencia defensiva de los rusos cuando la Copa de Europa aún estaba en el aire. Entonces, frente al nerviosismo del Efes, triunfó la experiencia, solidaridad y potencial de los jugadores dirigidos por Dimitrios Itoudis, que también fue campeón con el CSKA hace tres años en Berlín y vuelve a saborear la gloria al frente de un equipo muy acostumbrado a la Final Four que ha sido sin duda alguna el que más se ha merecido reinar, con una gran remontada ante el Real Madrid y otra demostración de paciencia, profundidad de banquillo y temple hasta dar el golpe definitivo.

Quien lo consiguió, aunque luego Larkin volviese a apretar la final, fue De Colo, cuando anotó la canasta del 71-80 que provocó un festejo anticipado, después ratificado con el pitido final, porque el CSKA, con el cuajo que ya tiene, y casi siempre autoritario, no iba a dejar escapar el título con las ventajas tan importantes que tuvo. El Efes hizo sin embargo padecer mucho al CSKA, pero no le bastó con Larkin frente a la mayor solidez, juego colectivo y pegada de las figuras del conjunto ruso.

83 ANADOLU EFES

Larkin (29), Micic (10), Anderson (7), Moerman (2) y Dunston (13) -quinteto inicial-. Beaubois (3), Balbay (-), Motum (4), Sanli (-), Pleiss (-) y Simon (15).

91 CSKA DE MOSCÚ

De Colo (15), Hackett (7), Clyburn (20), Kurbanov (7) y Hunter (7) -quinteto inicial.-. Bolomboy (-), Peters (-), Ukhov (-), Sergio Rodríguez (6), Higgins (20) y Hines (9).

Parciales:
20-29, 22-15, 17-24 y 21-23..
Árbitros:
Lottermoser (Alemania), Lamonica (Italia) y Latisevs (Letonia). Eliminado: Simon.
Incidencias:
Partido por el título de la Final Four de la Euroliga 2019, disputado en el Fernando Buesa Arena de Vitoria.

Larkin lo intentó todo, pero él solo no pudo hacer campeón de Europa al Efes por primera vez en la historia en su primera final. Mucho mérito tiene sin embargo el equipo turco al llegar a disputar el título y poner en muchas dificultades al CSKA después de haber sido colista de la Euroliga la temporada anterior.

Sergio Rodríguez se convierte en el primer español que gana la Euroliga con un club extranjero, tras una final en la que el equipo ruso mostró su mayor experiencia ante el Efes

El CSKA fue un adversario demasiado poderoso para el Efes, y no sólo por contar con el genial y resolutivo De Colo, sino porque se mantuvo frío y templado en los momentos de la verdad para confirmar que el equipo ruso ha sido sin ninguna duda el mejor equipo en la Final Four de la capital alavesa.

Dos ventajas de 14

Llegó a tener el CSKA una primera máxima ventaja de 14 puntos (20-34) al inicio del segundo cuarto, que coincidió precisamente con el Chacho dirigiendo y sin De Colo, después de haber dominado el primer parcial con un acierto letal desde la larga distancia (seis de ocho), con Higgins como tirador exterior letal. Desde el momento en que el CSKA se puso por delante por primera vez mediado el primer cuarto, cuando aún no estaba Sergio Rodríguez, el conjunto soviético comenzó a escaparse, pese a los intentos del explosivo Larkin por mantener al Efes dentro del partido.

Y no sólo lo consiguió el exbase del Baskonia, sino que gracias a su talento, cuando mejor estaba el CSKA y peor los turcos, comenzó a dar vida a los suyos. El Efes se aprovechó de un peligroso apagón del CSKA para endosarse un parcial de 6-0 y obligar a los rusos a un sobreesfuerzo, pero el equipo de Itouidis no mantuvo la concentración y permitió crecerse al enemigo. Fue sin embargo un momento de relajación que no pagó.

Así, sin continuidad, el CSKA no logró mantener tampoco su diferencia de 13 (28-41), y el Efes fue progresando, de la mano de Larkin para entrar con fuerza en el partido a base de un baloncesto veloz y un notable acierto. Se cerró el descanso con sólo dos puntos a favor del CSKA (42-44), porque Larkin le puso una marcha más al partido, su equipo jugó bastante mejor en ese tramo final previo al descanso y el equipo ruso se dejó llevar, muy desacertado entonces en ataque. Mientras que Larkin acababa la primera mitad con 14 puntos, por parte del CSKA eran Higgins (tres de cuatro en triples entonces para 13 puntos) y Clyburn (10 puntos) quien destacaban.

«Ha habido mucha tensión para ganar. Los dos partidos han sido durísimos. Habrá noche para celebrarlo» SERGIO RODRÍGUEZ

Con esta pareja del CSKA manteniendo el nivel el dúo sumó hasta 40 puntos después de que en la segunda parte volviese el CSKA a otros 14 de diferencia (54-67) que resultaron vitales para decidir la Euroliga, pese a los intentos de Larkin que acercaron a sólo cuatro al Efes (69-73). Entonces, cuando peor estaba el partido para el nuevo campeón, con máxima presión de los aficionados en contra del CSKA, fue el momento de recurrir a De Colo para poner orden, con la compañía del Chacho durante unos momentos en los que triunfó la solidez mental.

Más información