LEB ORO

El Cáceres sigue buscando soluciones

Angelo Chol tiene pocas opciones de viajar a Lleida. / LORENZO CORDERO
Angelo Chol tiene pocas opciones de viajar a Lleida. / LORENZO CORDERO

La derrota frente a Tau Castelló hizo demasiado daño y desde la entidad verdinegra se continúan planteando incorporar savia nueva en la plantilla

MARÍA CORRAL CÁCERES.

Días duros para el Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Tras el cambio de entrenador y la primera victoria frente al Barça B, equipo y afición recuperaron la ilusión. Sin embargo, después de las dos derrotas que siguieron a esa alegría puntual, la situación vuelve a ser crítica. Aunque todavía aguanta en el puesto que delimita el descenso con la salvación, Roberto Blanco, técnico verdinegro, pone en contexto el panorama que se respira, siendo consciente de la necesidad de pasar página para ir creciendo.

En la comparecencia previa al choque de mañana contra el Lleida (Barris Nord, 21.00 horas), el entrenador placentino aseguró que sucumbir el pasado domingo ante Tau Castelló fue duro para todo el vestuario porque la sensación que dio fue la de que perdían algo más que un partido. «Nos hizo mucho daño. Los chicos se fueron abatidos a sus casas después de la charla, pero ya estan mordiendo cada balón. Aunque hay veces que con eso no basta, que se necesita algo más. El partido está ahí, pero ya pasó».

Sobre quién es el principal responsable del momento del equipo, Roberto Blanco no señaló un culpable en particular: «Los entrenadores somos parte del juego, construimos nuestro sistema para que los jugadores se sientan más cómodos. El cinco que está en pista es el que tiene que dar el do de pecho y plasmar las ideas, pero tanto unos como otros vamos de la mano para lo bueno y para lo malo».

Convencido de que su metodología es la adecuada y que modificará su manera de dirigir, el técnico del Cáceres reiteró en la idea de dar «una vuelta de tuerca» a los aspectos positivos que se vieron contra el filial azulgrana, aunque también reconoció que no se deben olvidar los fallos cometidos en la salida a Oviedo o la visita de los castellonenses. La permanencia, tal y como está en estos momentos la clasificación, la mantienen, pero cualquier traspiés los devolvería a las cavernas. Es por ello que Roberto Blanco no se conformará con sacar los partidos en casa y dar buena imagen solo ante su afición, sino que a domicilio también se torna imprescindible sumar si quieren asegurarse jugar en LEB Oro al año que viene.

Un factor que, según su criterio, dificultaría todavía más la evolución del equipo será el parón del próximo fin de semana. Frente a esto, confesó sentir «temor» por ver cortada la competición. «No quiero parar, quiero una semana de lunes a viernes para entrenar y no tres días para descansar, quiero que venga rápido el siguiente partido», manifestó al respecto.

En cuanto a la actualidad de la plantilla, Roberto Blanco reveló que Angelo Chol, lesionado días antes de recibir a Tau Castelló, tiene escasas papeletas para viajar a Lleida. «Por ahora no está. Vamos a esperar la evolución y cómo responde al tratamiento. Cada vez que hablo con él me dice que quiere jugar y me inspira mucha confianza, pero lo normal es que para mañana no llegue», adelantó.

En referencia a si ve necesario reforzar el equipo, el entrenador del Cáceres mantuvo su discurso desde que se hizo cargo del banquillo. «Es algo que está en el ambiente, que no podemos obviar. Estamos estudiando el mercado, estamos en la obligación de hacerlo porque necesitamos esa ayuda. Espero y deseo que lleguemos con los que tenemos, lo idílico sería salvar al equipo con los que estamos», afirmó alegando que, aunque confía en que su actual plantilla resolverá la situación, se está barajando la posibilidad de cambios para empezar a despegar.