El Cáceres lo tuvo hasta el final

Bakary Konate rebotea ante dos rivales. :: Jesús Blasco de Avellaneda/
Bakary Konate rebotea ante dos rivales. :: Jesús Blasco de Avellaneda

El equipo de Roberto Blanco casi fuerza la prórroga ante el potente Melilla en un gran último cuarto, pero acusa el lastre de la primera mitad

MIGUEL ÁNGEL GUILLÉN MELILLA.

Cáceres tuvo la oportunidad de derrotar a uno de los gallitos de la competición, pero al conjunto cacereño le faltó un poco de gasolina al final para poder forzar la prórroga. Al final, una derrota por 78-76 que dejaba clara la igualdad que hubo durante todo el encuentro en el Javier Imbroda.

Más información

El choque comenzó con un intercambio de canastas por parte de ambos conjuntos. Sanz, Balaban y Gilling por parte melillenses, mientras Mazurczak y Rakocevic por parte de los cacereños. Al meridiano del cuarto se llegaba al 13-6 con una canasta de Agada, que obliga pedir un tiempo muerto al técnico cacereño. Sin embargo, el Melilla iba aumentando poco a poco su diferencia, sobre todo ganando los puntos en el poste bajo con Balaban y Vucetic como anotadores. Al final, el Cáceres pudo maquillar la diferencia gracias a un triple de Parejo a falta de dos segundos (19-14).

El segundo cuarto comenzó con un equipo extremeño mucho más intenso en tareas defensivas, lo que le hace recortar diferencias en el electrónico gracias a unos inspirados Huff y Trist, que dejan el resultado en 23-20. Sin embargo, en la siguiente jugada, Gilling anotó de tres sus únicos puntos durante el partido, algo que, a la larga, significaría la diferencia final. Melilla se da cuenta del despertar del Cáceres y comenzó a dar balones a Dos Anjos, que anotó enganchándose en la canasta con 28-20.

Eso obligó al entrenador del Cáceres a pedir otro tiempo muerto. Parece que la charla de Roberto Blanco da algo de vida y Huff volvió a enchufar a su equipo en el partido para poner el 28-23. Dos Anjos seguía haciendo estragos a la defensa cacereña. Tanto fue así que anotó las tres próximas canastas hasta el 33-23 a falta de 2:05. Esos dos minutos dieron para mucho, puesto que se produjeron muchas pérdidas de balón y errores en la selección de tiro. Tan solo Rakocevic y Vucetic anotaron para sus respectivos equipos para cerrar el choque al descanso por 35-25.

Tras el paso por vestuarios, parecía que el Cáceres salía al parqué con una marcha más. Tan solo un espejismo de canasta de Franch puso el 37-27. A partir de ahí, se sucedieron una multitud de errores de Melilla que provocó un parcial de 2-11 gracias a las canastas de Rakocevic, Trist, Konate y otro triple del montenegrino. Alejandro Alcobas pide tiempo muerto a falta de 5:49 con 37-36.

Parece que las indicaciones del técnico melillense causan efecto y salen mucho más concentrados. De salida anotó Balaban y Franch para poner el 41-36. Cáceres no quiere descolgarse del marcador porque quiere llegar con posibilidades al final del partido. Sapp anota desde la línea de tiro libre. Melilla siguió buscando a sus hombres más altos para las ventajas en el tiro y Zyle anotó de dos para el 43-38. A pesar de todo, el conjunto de Roberto Blanco mantuvo la incertidumbre en el electrónico con el 43-40. Acto seguido se produjo una secuencia de canastas por parte de los dos equipos hasta poner el 50-44. Melilla, sin embargo, apretó al final del cuarto para marcharse con 10 puntos de diferencia con el 54-44.

78 MELILLA

76 CÁCERES

Melilla
Darko Balaban (12), Zyle (12), Franch (7), Agada (14) y Gilling (3). También jugaron Marín Ortega (6), Dos Anjos (13), Vucetic (6) y Kalinicenko (5).
Cáceres Patrimonio
Mazurczak (2), Sapp (4), Chol (1), Rakocevic (16) y Trist (16). También jugaron Konate (8), Corrales, Huff (17), Dani Martínez (4) y Parejo (8).
Árbitros
Antonio Sacristán Barazón, Rodrigo Garvín Domingo y Juan Ramón Hurtado Almansa.
Incidencias
Pabellón Javier Imbroda Ortiz, ante 800 espectadores.
Parciales
19-14, 16-11, 19-19 y 24-32.

De salida, en el último cuarto, Melilla, aupada por su público, quiso sentenciar el choque desde el principio. Anota Agada y Cáceres no quiere vender cara la victoria. Parejo, entonces, anotó de tres. A falta de 8:33, el resultado señalaba 59-48 a favor de los norteafricanos. A partir de aquí, los de Alcoba parecían aguantar el partido y dominarlo cuando llegó el 66-52 a falta de poco más de seis minutos. Pudo ser el punto de inflexión para el equipo cacereño. Trist anotó cuatro tiros libres y Huff otros cinco en los minutos posteriores, poniendo un parcial de 0-9 que hace pedir tiempo muerto al técnico melillense (66-61, a 4:48 del final). Huff volvió a recortar diferencias con un triple y poniendo el 68-64.

Melilla, con una ventaja de seis puntos, parecía disponer de un final cómodo manteniendo el resultado, pero Cáceres no quería entregar el partido. Primero Parejo y luego Trist empataron el choque a 70. Franch anotó una bandeja y Trist volvió a empatar a 72. Melilla buscó el lanzamiento exterior, algo que le hizo encontrar la recompensa con un tiro de Zyle para poner el 75-72 a falta de 1:45. Roberto Blanco volvió a pedir tiempo muerto cuando quedaba menos de un minuto y el marcador reflejaba 76-72. Huff recortó de nuevo en un final de infarto y Melilla veía a Cáceres con la posibilidad de forzar la prórroga. Sin embargo, no pudo ser para el equipo de Roberto Blanco después de que Rakocevic buscara un triple que no anotó, aunque sí el rebote posterior. El Cáceres terminó con una derrota que peleó hasta el final, pudiendo dar la sorpresa en Melilla.