Baño de confianza para el Cáceres

Arkeem Joseph, fichaje del Cáceres para la pintura, pudo debutar por fin con los verdinegros. :: l. cordero/
Arkeem Joseph, fichaje del Cáceres para la pintura, pudo debutar por fin con los verdinegros. :: l. cordero

Los de Roberto Blanco cierran la pretemporada con una victoria ante Melilla en el debut de Arkeem Joseph

J. CEPEDA

cáceres. El Cáceres culminó ayer su puesta a punto de pretemporada con buenas sensaciones y una victoria de prestigio ante el Melilla (96-81). El equipo dirigido por Roberto Blanco, que firmó un partido de postín en ataque, se hizo con el Trofeo Cáceres Patrimonio de la Humanidad en una cita que sirvió para ver el esperado debut de Arkeem Joseph, quien aportó 4 puntos y 5 rebotes en los 18 minutos que estuvo sobre el parqué. Todo un baño de confianza grupal antes de que la semana que viene comience la liga regular.

96 CÁCERES

81 MELILLA

Cáceres
Úriz (15), Parejo (20), Rakocevic (22), Jorge Bilbao (8) y Kuiper (4) -cinco inicial- Jankovic (2), Zubizarreta (10), Berg (0), Ferrán Ventura (11), Joseph (4) y Juan Santos (0).
Melilla:
Javi Marín (0), Misters (21), Matulionis (16), Uclés (5) y Hartwich (5) -cinco inicial- Agada (16), Luis García (0), Ballespín (0, Witlinski (4), Kouyanouba (2) y Cuevas (12).
Marcador:
26-25, 56-47 (descanso), 76-63 y 96-81 (final).
Árbitros:
Alberto García, Rodrigo González y Jesús Fernández. Eliminaron a los locales Zubizarreta y Bilbao por faltas personales.
Incidencias:
Alrededor de 350 espectadores en el Multiusos para el XXVI Trofeo Cáceres Patrimonio de la Humanidad.

El encuentro comenzó con un Luis Parejo activo e inspirado en la faceta ofensiva, aunque la poca consistencia de la defensa cacereña en estos primeros compases hizo que los melillenses mandasen de inicio, con un 18-23 en los siete primeros minutos de juego. A falta de dos minutos para el final del primer cuarto y con el número 20 a la espalda, el pívot estadounidense Arkeem Joseph hizo su entrada en el partido para satisfacer uno de los anhelos existentes en la entidad durante todo el verano. El jugador neoyorkino, que apenas llevaba 24 horas en la ciudad y que en algunas acciones pecó de manos blandas, dejaría posteriormente buenos detalles en cuanto a fundamentos. Algo que tendrá confirmar ya en competición a partir de la próxima semana.

Tras dos buenas acciones llevadas a cabo por Ferrán Ventura -ya integrado de lleno tras superar sus molestias- y por Aitor Zubizarreta, el Cáceres consiguió voltear el marcador para llegar con ventaja al final de este primer cuarto (26-25).

Con un Zubizarreta resolutivo, docto en sus labores de dirección y acertado en sus incursiones ofensivas, los cacereños salieron muy entonados en el segundo cuarto, logrando alcanzar los diez puntos de diferencia (38-28) a seis minutos y medio para el tiempo de descanso. A renglón seguido, Rakocevic también quiso sumarse al festival ofensivo de los cacereños y fue él quien, con un lanzamiento desde más allá de los 6,75 metros, colocó la que hasta el momento era la máxima ventaja para el conjunto verdinegro (48-32). Luego Úriz, que demostró ser un valor seguro, cerró la primera parte con un triple sobre la bocina (56-47). Fue precisamente esta faceta la que marcó la diferencia en los primeros 20 minutos de partido, cuando el Cáceres logró un contundente 13 de 19 en lanzamientos de tres puntos. Todo ello con el mérito añadido de que uno de los especialistas en esta materia, como es Milan Nikolic, no pudo jugar ayer por unas molestias físicas. Por los melillenses era Misters quien intentaba echarse el equipo a su espalda.

En la reanudación, el cuadro visitante entrenado por Alejandro Alcoba no tuvo el tino suficiente como para neutralizar el ataque cacereño, por lo que los de Roberto Blanco se manejaron en una cómoda renta de 10 puntos en los primeros minutos. El susto del partido llegó a falta de cinco minutos para el final del tercer cuarto, cuando el melillense Cuevas tuvo una mala caída que hizo presagiar lo peor. No obstante, el jugador finalmente logró continuar. Los extremeños cerraron este tercer cuarto con un 76-63.

Ya en el último cuarto, un parcial de salida de 2-10 para los visitantes favoreció que el equipo norteafricano se colocase a cinco puntos y tuviese opciones de luchar por el partido. A pesar de ello, el Cáceres supo mantener la compostura gracias a la fiabilidad de hombres como Rakocevic y Jorge Bilbao. Este último está siendo una de las revelaciones de la pretemporada verdinegra por su buen hacer bajo aros. Tal es así que los extremeños lograron incluso pegar otro estirón para cerrar el partido en el definitivo 96-81. El próximo viernes contra Huesca llegará para el Cáceres el fuego real en la primera jornada liguera.