LEB ORO

Se apaga el efecto Roberto Blanco

Diez puntos y 3 rebotes para Sapp en un gris Cáceres. :: opta/
Diez puntos y 3 rebotes para Sapp en un gris Cáceres. :: opta

Lastrado por su flojo tercer cuarto, el Cáceres vuelve a perder con claridad ante el Lleida y la zona peligrosa le angustia cada vez más

OPTA

El Cáceres se acerca peligrosamente a la zona baja de la clasificación de la LEB Oro tras caer de forma contundente a la pista de ICG Lleida. El resultado final refleja una ventaja meridiana de 23 puntos pero la valoración de los dos equipos es mucho más contundente en contra del Cáceres ya que Lleida dobló al equipo de Roberto Blanco con un 122-55. Las claves del partido hay que buscarlas en un pésimo tercer cuarto del equipo extremeño que encajó un parcial de 32-12 y en la diferencia en los rebotes, mientras Lleida capturaba 43 (31 en defensa), Cáceres se quedó en 28 (20 defensivos). Además, los jugadores de Roberto Blanco no anduvieron atinados ni en los lanzamientos triples (seis de 24) ni en los de dos, ya que acabaron 18 de 44.

93 LLEIDA

70 CÁCERES

Lleida
Turner (14), Feliu (10), Stutz (14), Fall (6) y Quintela (15) -cinco inicial-, Djuran (8), Chapela (5), Oliva (0), Mbaye (2), Steel (0), Lafuente (4) y Kyei (15).
Cáceres Patrimonio:
Mazurczak (10), Serrano (8), Huff (8), Sapp (10) y Martínez (6) -cincom inicial-, Corrales (6), Kody (10), Rakocevic (5), Cubero (0) y Parejo (7).
Parciales:
23-19, 14-11, 32-12 y 24-28.
Árbitros:
Palomo Cañas y Muñoz García.
Incidencias:
Pavellò Barris Nord. Unos 2.500 espectadores.

El primer cuarto mantuvo una cierta igualdad, sobre todo en los primeros minutos. Cáceres incluso llegó a ir por delante en el marcador (9-10) en el minuto cinco, única ventaja extremeña en todo el partido. Precisamente, tras este resultado, los ilerdenses encadenaron un parcial de 8-0 para cobrar la primera ventaja importante de siete puntos (17-10). Por parte cacereña, el único que daba respuesta a los atacantes leridanos fue Mazurczak, que se fue al final del primer período con ocho puntos en su casillero. La valoración de este tramo (29-16) demostraba que Cáceres todavía resistía, aunque se fue al final del período con cuatro puntos de desventaja (23-19).

Acierto contante local

El segundo cuarto vio un inicio espectacular del Lleida, que de nuevo cobró seis puntos de renta con el 28-22. Durante los primeros cinco minutos de este periodo los aciertos fueron constantes por parte de ambos equipos, como lo demuestra el parcial durante los primeros cinco minutos (5-3). Roberto Blanco paró el partido para intentar hacer reaccionar a sus jugadores, que de hecho, volvieron a acercarse en el marcador tras un parcial de 0-4 (28-26). La reacción cacereña fue un espejismo porque nuevamente el Lleida se escapó con siete puntos (33-26), que a poco de descanso se había ampliado hasta nueve (37-28). El resultado al descanso parecía dar esperanzas a Cáceres aunque la valoración en este periodo fue de solamente cinco puntos. Además, la efectividad de Mazurczak había desaparecido ya que se fue al descanso con únicamente 10 puntos. La valoración tras este cuarto reflejaba un contundente 49-21 en tanto que el dominio en el rebote de los ilerdenses ya era demoledor para Cáceres, 23-13.

La puesta en escena tras el descanso resultó terrible para Cáceres. Los leridanos salieron dispuestos a solventar el partido y tras un parcial de 8-0, el entrenador del Cáceres Roberto Cáceres se vio obligado a parar el partido para intentar aclarar las ideas de sus jugadores. De poco sirvieron las instrucciones del técnico, puesto que Cáceres estuvo seis minutos sin anotar y ello permitió a Lleida cobrar una ventaja de 18 puntos (48-30) tras un parcial de 11-0. La desventaja de Cáceres siguió aumentando y al filo del minuto 25 ya perdía por 19 puntos (53-34). Lleida era un vendaval y, gracias a su dominio en el rebote podía salir una y otra vez al contraataque ante la incapacidad defensiva del cuadro extremeño. La ventaja de Lleida se estabilizó por encima de los 20 puntos puesto que tras 54-34, el cuadro ilerdense aún logró una máxima renta de 26 puntos (64-38). Al final del cuarto, la desventa visitante había quedado en 25 puntos (69-44) tras un parcial de 32-12. La valoración de este periodo arrojaba un 92-28 que reflejaba la diferencia de calidad entre ambos equipos.

Lejos de reaccionar, el Cáceres siguió mostrando muy poca efectividad y en el minuto 13 la ventaja de Lleida ya se había ampliado hasta los 28 puntos (76-48), que se repetiría poco después con el 78-50. Tras una mínima reacción del Cáceres, que llegó a conseguir un parcial de 0-7, Jorge Serna, entrenador del Lleida, paró el partido para evitar que sus jugadores se relajaran. De poco sirvió esta mínima reacción puesto que el partido había quedado resuelto mucho antes, concretamente en el tercer cuarto.

Los máximos anotadores fueron Mazurczak, Sapp y Kody por parte visitante, que terminaron con 10 puntos cada uno. Tras esta derrota, el equipo de Roberto Blanco deberá seguir luchando para escapar cuanto antes de la zona peligrosa de la clasificación tras cumular 15 derrotas en 21 partidos.