Liga Femenina

El Al-Qazeres se despide de los playoffs

El Al-Qazeres se despide de los playoffs
LORENZO CORDERO

El equipo cacereño pierde en el Serrano Macayo ante Zamora confirmando el fracaso de un proyecto que apuntaba alto y se ha quedado en decepción

OPTA

El Nissan Al-Qazeres se despidió de cualquier opción de estar en los playoffs por el título en Liga Femenina tras perder en el partido que disputó este viernes en el Serrano Macayo frente al Quesos El Pastor por 68-71. El equipo que entrena Ángel Fernández se exprimió al máximo para sacar todo el rendimiento posible de las siete jugadoras que pisaron pista. El cuadro cacereño aguantó en partido gracias a un esfuerzo notable y que tuvo un rendimiento intermitente con momentos de buen juego, pero decaimientos que hacían encajar parciales duros en lo psicológico.

El equipo zamorano llegaba con la obligación de ganar para escapar de una amenazante zona de descenso. Además, el tiro de tres puntos del equipo visitante fulminó a un Nissan Al-Qazeres que no tuvo el mismo acierto desde la línea de 6'75. Además, el poderío físico de las zamoranas se impuso claramente, especialmente en el rebote ofensivo, donde les permitía sumar más opciones a su ataque. Brilló especialmente Paola Ferrari, que sigue siendo el faro que guía al conjunto de Ángel Fernández.

68 NISSAN AL-QAZERES

71 QUESOS EL PASTOR

NISSAN AL-QAZERES:
Ocete (5), Ferrari (23), Hodges (7), Foraste (11) y Maize (13). También jugaron Ramos (7) y Romero (2).
qUESOS EL PASTOR:
Quevedo (16), Madgen (15), Stanacev (18), Nelson (13) y Pierre Louis (2). También jugaron Lo Sylla (5), López (2), Laura y Pariente.
Árbitros:
Joaquín García González, Mikel Cañigueral Novella y Juan Francisco González.
incidencias
Pabellón Municipal Juan Serrano Macayo, ante 350 espectadores.
parciales
14-20; 20-20; 10-13; 24-18.

Un derrota que no hace más que confirmar la negativa segunda vuelta del Al-Qázeres, al que se presumía al menos entre los elegidos a disputar las eliminatorias por el título y que al final ha quedado en una decepción mayúscula. De hecho, a final del verano, con la confección de la plantilla, se hablaba de estar en la terna de aspirantes al campeonato.

Preocupante 1-10

El partido arrancó con un Quesos El Pastor más entonado y que le endosó un parcial de 1-10 preocupante para las cacereñas. La facilidad que tenían para rebotear no le permitía al equipo cacereño estar en la pelea. Sin embargo, en el tramo final del primer cuarto aumentó el nivel defensivo en el Al-Qázeres para acercarse en el electrónico (14-20).

En el segundo acto, el cuadro cacereño salió con más hambre a pista. Una canasta de Maize puso el partido en tablas (20-20). Sin embargo, las locales hacían gala de una irregularidad que le pasaba factura y dejó escapar de nuevo a su contendiente (22-29). Ese juego de hacer la goma se repitió de forma continua y mantenía siempre al Al-Qázeres por detrás en el marcador. Dos triples de Madgen fundían los esfuerzos exremeños por ponerse por delante y se llegaría al descanso con un 34-40 que permitía a las locales mantener la esperanza.

Consiguió el Al-Qázeres ponerse por delante en el marcador por primera vez en el tercer cuarto con un 42-40 que daba pie a pensar en un triunfo que mantuviera la opción matemática por lograr el objetivo de los playoffs. Sin embargo, fue algo circunstancial, ya que las zamoranas pisaron el acelerador para despegar de forma espectacular martilleando desde la línea de tres con un parcial de 2-13 que ponía el marcador en 44-53 al final del periodo.

Reacción insuficiente

Los tres puntos de Quevedo parecían dejar el partido en manos de las jugadoras de Francisco García. El Al-Qázeres acumulaba noticias en negativo tras un fuerte golpe en el brazo de Maize que le hizo abandonar la pista. El compromiso y la necesidad imperiosa de su equipo le obligó a saltar de nuevo a la cancha un par de jugadas después.

En el tramo final, el Nissan Al-Qázeres no tiró la toalla en ningún momento y, a golpe de fe, se mantuvo vivo hasta el último instante, en el que Paola Ferrari, con dos intentos de tres, no fue capaz de mandar el partido al tiempo extra, cerrándose el encuentro con el 68-71. Ese espíritu fue lo mejor de una triste noche en el Macayo.