LIGA FEMENINA

El Al-Qázeres adquiere madurez

Jennie Simms, del Al-Qázeres, hizo un patidazo. :: jorge rey/
Jennie Simms, del Al-Qázeres, hizo un patidazo. :: jorge rey

Las extremeñas cerraron ayer la pretemporada con victoria ante Bembibre con un último cuarto para enmarcar

J. CEPEDACÁCERES.

Con motivos para ilusionarse. Así salieron ayer del Serrano Macayo los alrededor de 400 espectadores que vivieron in situ la victoria del Al-Qázeres ante Bembibre (71-57) en el Trofeo Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Una cita que sirvió para cerrar la pretemporada y en la que Jennie Simms, con 29 puntos, 8 rebotes y 2 asistencias, se erigió en la abanderada de un equipo extremeño que fue de menos a más para firmar un último cuarto de postín.

El Al-Qázeres quiso imponer de salida su característico ritmo eléctrico y, aunque gozó de buenas selecciones de tiro, la falta de acierto en la ejecución propició que el equipo leonés lograse un primer parcial de 2-9 en los cuatro primeros minutos de juego. Las de Ricardo Vasconcelos sí lograron posteriormente encontrar fisuras en la defensa visitante, aunque no pusieron remedio a las evidenciadas en su propia cancha, por lo que Bembibre se marchó al final del primer cuarto con una renta de siete puntos (12-19).

Con la misma propuesta frenética de intensidad defensiva y rápidas transiciones comenzó el cuadro extremeño el segundo acto, pero esta vez con más acierto que el mostrado anteriormente. Carter y Simms lideraron unos buenos compases de las extremeñas, que consiguieron colocarse a un punto de su rival. No obstante, las de Pepe Vázquez no dudaron en castigar el más mínimo error del Al-Qázeres, especialmente desde el perímetro, para volver a poner tierra de por medio.

La entrada de Diouf sirvió de revulsivo al Al-Qázeres. La senegalesa cuajó unos buenos minutos, hasta el punto de que una canasta suya con apoyo en tabla sirvió al equipo cacereño para dar la vuelta al marcador (29-27). Sin embargo, las visitantes mantuvieron la compostura para irse al descanso 31-34.

Tras el tiempo de asueto fue Bembibre quien ganó el duelo en cuanto a intensidad, pero el Al-Qázeres supo reaccionar a tiempo para no entregar la cuchara a las primeras de cambio, hasta el punto de lograr reducir su desventaja a la mínima expresión al final del tercer cuarto, cuyo marcador se cerró con un 47-48 tras un triple de Simms.

Ya en el último cuarto Paula Ginzo dio alas a su equipo para devolver la ventaja al Al-Qázeres en la primera acción. Las de Ricardo Vasconcelos comenzaron a ligar a partir de ese momento buenos minutos de baloncesto y la propia Ginzo, con un aseado lanzamiento de media distancia, colocó el 59-50 a falta de cinco minutos y medio para el final del partido, lo que obligó al técnico visitante a pedir tiempo muerto. Pese a ello, Bembibre no tuvo la suficiente capacidad de reacción y las cacereñas, abanderadas por una mayúscula Jennie Simms en ataque, acabaron mostrando más hechuras para cerrar el partido con un definitivo 71-57.