El Barcelona, tercero de Europa

Jeremy Pargo (i) y Marcelinho Huertas (d)./
Jeremy Pargo (i) y Marcelinho Huertas (d).

Los 20 puntos de Navarro significaron una trabajada victoria de los Xavi Pascual ante el CSKA que les vale el tercer puesto de la Euroliga

EUROPA PRESS

El FC Barcelona encontró consuelo (93-78) ante el CSKA Moscú este domingo en la final de consolación de la 'Final Four' de la Euroliga, donde los de Xavi Pascual se hicieron con el tercer puesto del continente gracias a un gran y trabajado partido en el que contaron con el liderazgo del capitán Juan Carlos Navarro (20 puntos).

Ficha técnica

Barcelona 93, CSKA 78

FC BARCELONA: Huertas (7), Papanikolaou (7), Oleson (8), Nachbar (9) y Tomic (6) --cinco inicial--; Navarro (20), Hezonja (5), Abrines (3), Dorsey (9), Sada (2), Todorovic (-) y Lampe (17).

CSKA MOSCÚ: Teodosic (6), Weems (8), Vorontsevich (7), Khryapa (2) y Kaun (13) --cinco inicial--; Krstic (11), Hines (8), Pargo (9), Fridzon (7) y Micov (7).

PARCIALES: 21-24, 29-23, 19-17, 24-14.

ÁRBITROS: Lottermoser (ALE), Rocha (POR) y Nuran (TUR). Sin eliminados.

PABELLÓN: Mediolanum Forum. 11.843 espectadores.

Tras la humillación en semifinales ante el Real Madrid, el conjunto culé sacó el orgullo para hacerse doblegar con autoridad al equipo moscovita, que también llegaba dolido por su derrota 'in extremis' ante el Maccabi Electra. Los catalanes se despidieron de Europa con victoria, ante el mismo equipo que les dejó sin esa sensación en el tercer y cuarto puesto del año pasado.

A partir de un primer cuarto igualado (21-24), el Barça comenzó a tomar las riendas del encuentro con la aparición de la 'Bomba' y Lampe, quien terminó con 17 puntos. El dominio bajo los aros y la tremenda eficacia del capitán, que terminó batiendo el récord de triples en la historia de la 'Final Four' (31), catapultó a los de Pascual con un parcial de 20-11 que lograron maquillar los rusos antes del descanso (50-47).

El festival desde el perímetro de Navarro siguió tras el descanso. Mandando en el marcador, el Barcelona se encontró cómodo sobre el parqué italiano y dominó el partido durante la segunda mitad. La presencia de Dorsey, que ya colaboró en la faceta anotadora en la primera mitad, en defensa, y la dirección de Huertas permitieron un final cómodo para los de Pascual, que tendrán ahora que pensar en el asalto liguero.