El Badajoz grita: «¡sí se puede!»