Un vecino de Cheles halla grabados rupestres en la orilla portuguesa del Guadiana

Uno de los paneles con grabados rupestres hallados por el extremeño Joaquín Larios Cuello:: /LUIS LOBATO FARIA
Uno de los paneles con grabados rupestres hallados por el extremeño Joaquín Larios Cuello:: / LUIS LOBATO FARIA

Se trata de cinco paneles encontrados junto a Puente Ajuda que podrían datar de finales del Neolítico y principios del Calcolítico

Ángela Murillo
ÁNGELA MURILLO

Cinco paneles de piedra con grabados de arte rupestre han sido descubiertos a orillas del Guadiana, cerca de Elvas. Un vecino de Cheles de 67 años encontró las rocas que podrían datar de finales del Neolítico y principios del Calcolítico en la orilla portuguesa del río, en Puente Ajuda. La sequía y la consiguiente bajada del nivel del agua en el embalse de Alqueva permitieron que Joaquín Larios Cuello viera los paneles en este paraje próximo a Olivenza. El jubilado extremeño se encontraba paseando en bicicleta por la zona cuando divisó las rocas con simbología rupestre. Joaquín no dudó en avisar del hallazgo a su amigo Luis Lobato de Faria, un historiador portugués que organiza paseos culturales para mostrar el patrimonio del Alentejo. Fue en una de esas rutas por la Raya, celebrada el pasado 3 de febrero, cuando el vecino de Cheles pudo compartir su descubrimiento sobre el terreno.

«Me gusta el campo y buscar cosas antiguas aunque los restos arqueológicos que hay por esa zona están casi todos catalogados. No sabía lo de los grabados, pero fue como una corazonada. Pensé que podría haber algo y acerté», explica Joaquín Larios.

Los primeros grabados de arte rupestre en el tramo portugués del Guadiana fueron descubiertos en la década de los 70 en la zona de Pulo do Lobo, en el concejo de Mértola, informa el diario Público.

El historiador Luis Lobato de Faria detalla que en esta zona del Guadiana «el primer hallazgo de grabados rupestres se registró en 2001 por el equipo de arqueólogos liderado por Martinho Baptista». Aquellas piezas fueron descubiertas durante los trabajos arqueológicos acometidos durante la construcción del gran embalse de Alqueva. El investigador portugués asegura que ahora también están surgiendo grabados en la margen española del río.

Según informa la prensa portuguesa, ahora las piezas serán estudiadas por la Dirección Regional de Cultura del Alentejo, que enviará un equipo de técnicos para analizar el hallazgo en el lugar.