«Siempre tenía los pies mojados»

Miguel Ángel Muñoz es Jon Aristegui, el protagonista de 'Presunto culpable', la gran apuesta de ficción de Antena 3. :: Atresmedia/
Miguel Ángel Muñoz es Jon Aristegui, el protagonista de 'Presunto culpable', la gran apuesta de ficción de Antena 3. :: Atresmedia

Miguel Ángel Muñoz protagoniza 'Presunto culpable' (Antena 3), rodada en el País Vasco. «No paraba de llover y teníamos el frío en los huesos, pero ha sido un viaje maravilloso»

JULIÁN ALÍA

Con la maratón de Chicago ya en la cabeza, la cuarta en su historial tras correr dos en Nueva York y una en Boston, Miguel Ángel Muñoz (Madrid, 35 años) comenta que va a tener que tirar de Atresplayer para ver los próximos capítulos de 'Presunto culpable', la serie que protagoniza en Antena 3, que emite mañana su tercer episodio a las 22.40 horas. «Esta vez la voy a andar, que estoy lesionado. No voy a poder superar mi marca, 3:28. De hecho, seguramente haga cinco horas y media», reconoce el actor que, tras su paso por Chicago y África, donde va a «devolver al karma este último año maravilloso», se incorporará al rodaje de 'Areta, investigación', la nueva película de José Luis Garci.

-¿Qué podemos esperar de lo que queda de la serie?

-Algo parecido a lo que hemos visto hasta ahora. Jon sigue siendo el presunto culpable de la desaparición de Anne. Es alguien oscuro, que da miedo por sus prontos de ira, y que va a tener que enfrentarse a su pasado. Con los capítulos se van a ir descubriendo otros presuntos culpables. Nada es lo que parece. Hay muchas miserias desde que se produce su vuelta al pueblo.

«Llevo el tema de las audiencias con calma. No me siento responsable ni del éxito ni del fracaso»

-¿Qué más puede decir de su personaje?

-Es valiente, pero tremendamente irascible. Tiene un problema de memoria que no se llega a saber si es cierto o no, y te hace pensar que pudo hacer lo que no está dispuesto a reconocer. Se siente la oveja negra de la familia. Es un biólogo reputado que está a punto de descubrir un avance importante en la lucha contra el cáncer, y vuelve a España. Quiere que dejen en paz a su familia, pero en realidad no se sabe si lo hace por ellos o por él mismo.

-¿Cómo ha sido la experiencia?

-Estupenda, pero también muy dura. Hemos rodado con un tiempo muy complicado, con paisajes excepcionales, pero siempre teníamos los pies mojados. No paraba de llover, y teníamos el frío metido en los huesos, pero ha sido un viaje maravilloso. El setenta por ciento de las escenas se ha rodado en exteriores, y creo que tiene una calidad excepcional. A diferencia de otras, donde prima el plató y tienen un gasto inferior. Estamos muy contentos también con la respuesta del público. Han sido seis meses de rodaje, alejados de la zona de confort, pero en los que lo hemos pasado muy bien. He podido disfrutar de la oferta gastronómica de algunos de los mejores restaurantes del mundo. A la mínima me escapaba... y me gastaba la mitad del sueldo.

-¿A qué cree que se debe esa respuesta del público?

-Se dice que si hubiese una fórmula para saberlo, lo harían los bancos. Hay que destacar la labor de todo el equipo, del guion, que tiene criterio... Es una suerte que el público lo esté agradeciendo. Solo hemos visto dos capítulos de trece, y va a enganchar todavía más. Conseguir esto después de hacer un papel con tantísimo peso es un regalo extra. Aunque el tema de las audiencias es algo que llevo con mucha calma. No me siento el responsable ni del éxito ni del fracaso. También ha cambiado la forma de consumirlo, y es algo a tener en cuenta.

-¿Y qué manera prefiere?

-La verdad es que me cuesta ver series de televisión porque soy un romántico del cine. Me gusta tener delante una pantalla grande y un sonido excepcional. Ahora ya no es que se pueda ver en la tele, sino en dispositivos cada vez más pequeños. Por una parte, es algo maravilloso que se pueda ver en el móvil, pero recuerdo cómo yo la vi, y como que me duele un poquito, aunque estoy seguro de que es un tema de costumbre y de que lo aprecian a su manera. Con los viajes sí utilizo las plataformas para verlo, pero prefiero eso, el cine, o mi casa, que tengo una pantalla algo grande.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos