«'Salvados' siempre busca fiscalizar al Gobierno»

«'Salvados' siempre busca fiscalizar al Gobierno»

Jordi Évole regresa este domingo a la parrilla de La Sexta con una nueva temporada del programa de entrevistas. «Nunca nos han prohibido preguntar sobre ningún tema», asegura

JULIÁN ALÍA

Con quién te vas a meter ahora que no gobierna el PP?», le pregunta María Dolores de Cospedal a Jordi Évole (Cornellá de Llobregat, 44 años) en el anuncio de la nueva temporada de 'Salvados', que se estrena este domingo a las 21.25 horas con los protagonistas de 'Campeones', la película que representará a España en los Oscar. El periodista, que rehúsa responder en la 'promo', vuelve a ponerse al frente de un programa que destaca por entrevistar a personalidades relevantes. Sin embargo, para las nuevas entregas, todavía no puede confirmar ninguna, al igual que sus futuros proyectos, porque «hasta que no están cerradas, mejor no desvelar mucho, que luego se te queda cara de tonto».

- ¿Qué más se va a poder ver en esta temporada?

- En el segundo capítulo vamos a ver un documental sobre la última semana de octubre del año pasado, la previa antes de la proclamación de la república, los días 25, 26 y 27, hasta la huida de Puigdemont. También tenemos un programa sobre sectas, con una persona que explica su experiencia dentro de una.

«No hay que buscar tres pies al gato por que arranquemos con un programa ajeno a la política»

- ¿Y si le hago la misma pregunta que Dolores de Cospedal?

- Diría que la vocación de 'Salvados' siempre ha sido la de fiscalizar al Gobierno. No en todos sus programas, pero sí en algunos de ellos. Al llevar quince años de trayectoria lo hemos podido hacer tanto con gobiernos socialistas como del Partido Popular.

- ¿Cree que se le van a echar al cuello por comenzar con algo ajeno a la política?

- Vivimos en un momento en el que siempre se te echan al cuello. No hay que rasgarse las vestiduras por eso. Debutamos con un programa sobre personas con discapacidad intelectual. Era un reto para nosotros, porque creo que lo hemos hecho como no se había hecho nunca, que es mostrando la realidad de estas personas sin filtros ni intermediarios. El programa lo protagonizan exclusivamente ellos, sin sus familias, monitores, cuidadores. son ellos los que nos explican cómo ven el mundo. Nos han hablado de política, de injusticias sociales, de ley de independencia, de lo que cuesta conseguir un piso tutelado. Son personas que actúan sin filtros: si están tristes, están tristes, y si están contentos, están contentos. Si alguien le quiere buscar los tres pies al gato a este programa, me parece que se equivoca. El resultado es un canto a la vida.

- ¿Alguna vez le han prohibido preguntar sobre algún tema determinado?

- No, no. Tampoco lo aceptaríamos. Hasta ahora, no recuerdo ninguna entrevista donde nos hayan dicho 'esto no'.

- ¿Ni siquiera antes de tener delante, por ejemplo, a Nicolás Maduro?

- No. Con él hablamos de la represión que había sufrido parte del pueblo venezolano por parte de sus fuerzas armadas, incluso de un caso concreto de un chaval asesinado, y le enseñamos las imágenes, también de los que están encarcelados. Si no hablamos de algo es porque en ese momento no teníamos la información, pero puedo garantizar que no hubo censura ni autocensura por parte de nadie.

Del humor a la denuncia

- Ha pasado de ser 'El Follonero' a hacer reportajes bastante más serios.

- Fue todo muy paulatino, no una revolución de un día para otro. Empezamos a tocar asuntos más serios y, sin darnos cuenta, nos fuimos metiendo en temas sociales y políticos tratados de una manera más profunda a la anterior, cuando utilizábamos el humor como herramienta fundamental y donde se colaba algún barniz de periodismo o crítica social. Luego el humor pasó a ser más secundario y lo que había en el programa era más denuncia o entrevista política más incisiva.

- ¿Lo echa de menos?

- Bueno, yo tengo una tendencia, como se ve a veces en las promociones, como la que hemos hecho con María Dolores de Cospedal, incluso con los chavales de 'Campeones', a irme a la ironía, al sarcasmo o la parodia que a veces sí puedo echar de menos en el programa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos