«Nunca juzgaría a una cantante»

«En los 'castings' me he sentido de nuevo como una niña pequeña», confiesa Nina en el plató del concurso. :: tve/
«En los 'castings' me he sentido de nuevo como una niña pequeña», confiesa Nina en el plató del concurso. :: tve

La polifacética Nina, miembro del jurado de 'Pura Magia', confiesa su falta de conocimiento en la materia.«Parto del punto de vista del espectador»

JULIÁN ALÍA

La representante española en el Festival de Eurovisión de 1989 y directora de la academia de 'Operación Triunfo' en los inicios del 'talent show', allá por 2001, Nina (Barcelona, 51 años), reapareció el lunes pasado en un concurso televisivo. Más concretamente, en 'Pura Magia', el programa de La 1 de TVE que pretende encontrar, de entre trece candidatos, al mejor mago nacional. En esta nueva aventura, la actriz, cantante y logopeda es la profesora de comunicación, reeducación postural, voz y canto, y también forma parte del jurado, algo que en otro ámbito nunca se atrevería. De hecho, es su inexperiencia en el tema mágico lo que le ha llevado a ello.

- ¿Qué relación tiene con la magia?

- Hasta ahora, ninguna. Siempre lo había vivido como espectadora, pero la propuesta no era solo como jurado, sino también como 'vocal coach', que es una de las vertientes artísticas a las que me dedico. Tengo centros de entrenamiento, soy profesora y doy clases. Me atrajo la idea de entrenar cuerpos y voces de magos, que son artistas que tienen que desarrollar mucho su lenguaje corporal, que es algo a lo que no están acostumbrados.

«No quiero saber nada de los trucos, me quiero ir del programa sin saber cómo se hacen»

- ¿Se siente como un hilo conductor entre el concursante y el espectador, ajena al ojo crítico del mago?

- Sí, es algo así. Desde el momento en el que yo acepto formar parte del jurado tengo claro que no puedo hacerlo desde otro punto de vista. Por eso Mag Lari me llama 'muggle' (término que utilizan en la saga 'Harry Potter' para referirse a los que no son magos). Aparte de la puesta en escena, donde sí puedo aportar detalles técnicos, me centro en transmitir mis sensaciones e impresiones sobre la actuación.

- ¿Prefiere seguir sin saber el secreto de cada número?

- No quiero saber nada de los trucos. Me quiero ir del programa sin saber cómo se hacen. En los 'castings' me pasó algo superbonito. Durante esos días me sentí de nuevo como una niña pequeña. No es lo mismo estar en una actuación que a tan solo dos metros de distancia y que te hagan un truco. Los magos son muy celosos y les gusta cumplir esa norma a rajatabla. Ya habéis podido ver la bronca de Anthony Blake a un concursante al que se le vio el truco.

«Hay muchas horas detrás»

- ¿Había actuado como jurado alguna vez?

- No, no lo había hecho antes. Además, siempre he tenido reticencias a ello. Por eso, el punto de vista del que parto es el del espectador. Me sería mucho más difícil hacerlo con un cantante. Es algo que nunca haría.

- ¿Prefiere la posición de profesora?

- Sí. Para mí es mucho más fácil potenciar las cosas buenas de alguien durante una clase y transmitirle aquello que debe mejorar. No delante del público. Sé lo dura que es esta profesión y que una crítica, más todavía con tanta gente presente, te puede hundir.

- ¿Le cuesta más al ser algo que no domina?

- La verdad es que nos lo ponen muy fácil. Ha sido algo muy bonito reencontrarme con Poty (con quien coincidió en 'Operación Triunfo'). Hay un equipo técnico detrás que nos hace las cosas muy llevaderas.

- ¿Le gusta más la magia ahora?

- Siempre me ha gustado. Es algo que engancha. Lo que sí he visto ahora de cerca es el trabajo y las horas que hay detrás de cada truco. Desde que entré en el programa soy mucho más consciente de ello.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos