«Soy muy desconfiado, me cuesta delegar»

«En verano, la sangría es el mejór cóctel», sentencia el cocinero. :: tve/
«En verano, la sangría es el mejór cóctel», sentencia el cocinero. :: tve

Jordi Cruz, juez de 'MasterChef' (TVE) y cocinero con tres estrellas Michelin, ha sido embajador del World Class Coktails Week. «A Pedro Sánchez le serviría agua»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Jordi Cruz (Manresa, Barcelona, 1978) ha estado rodeado estos días en Madrid de mojitos, tom collins, cosmpolitans o caipirinhas. No es que se haya dado a la bebida, ni mucho menos, ha sido el embajador de la World Class Cocktails Weeks, uno de los eventos más importantes de coctelería a nivel mundial. Durante este tiempo ha estado alejado de los fogones para explicar al gran público que la cocina no solo marida bien con el vino o la cerveza, sino también con whisky, ginebra o vodka. Esta noche (a partir de las 22.40 horas) retomará su obligación como juez de la sexta edición de 'MasterChef', que emite nueva gala en TVE.

-¿Cómo es eso de tomarse un whisky durante la comida?

-Los cocineros somos muy puñeteros, absorbemos rápido lo que nos rodea, también el saber de los camareros. Yo tengo un postre donde infusionamos la madera de las barricas de bourbon con especias y chocolate para hacer un bizcocho. El sabor que predomina es el del whisky. Además ¿quién no conoce los bombones de licor? No me asusta para nada, bien usado es maravilloso.

«Odio la presión, es algo que te impones tú y no vale para nada»

-¿Y ahora que llega el verano?

-En eso sí me pongo clásico. Me gusta mucho el gin tonic y las bebidas que sean muy refrescantes, incluso una sangría, que la tenemos vulgarizada pero no deja de ser un cóctel.

-¿Seguimos siendo el país de la sangría? ¿No será eso un estereotipo?

-Mira, te pregunto, ¿de dónde viene el gin tonic?

-De Inglaterra.

-Pues allí se interpreta como un poquito de ginebra al empezar el ágape, como nosotros el vermú. Sin hielos gordos, sin tónica ni una copa de balón. El gin tonic que tomamos aquí no lo entiende un inglés. Por lo tanto hemos desdibujado como se ha desdibujado la sangría haciéndola con un mal vino. La tenemos que dignificar.

-¿Qué cóctel le serviría al presidente Pedro Sánchez?

-Ahora tiene que tomar decisiones importantes y su alcoholímetro debería marcar un cero. Así que un San Francisco o, directamente, agua.

Vaquerizo, Izaguirre y Segura

-Ganó hace siete meses la tercera estrella Michelin. ¿Sintió más presión por conseguirla o la siente más ahora por conservarla?

-Ahora me siento liberado. La única presión que sentía con las estrellas Michelin era el hecho de que yo mismo generé un monstruo. En cada reunión con mi equipo les motivaba con la tercera, pero cada noviembre, cuando no nos la daban, era un drama porque nos las merecíamos. Había una frustración y ya la hemos sacado de la hoja de ruta. Odio la presión, es algo que solo te impones tú y no vale para nada.

-¿Le cuesta delegar?

-Sí, porque soy desconfiado. Si ahora puedo llegar a todo es porque he ido delegando responsabilidades, pero yo tengo que estar de alguna forma, ir a menudo. Entiendo al cocinero que tiene un restaurante en Shanghái y va una vez al año, pero yo, donde pongo mi nombre, me gusta estar pendiente.

-Ahora están grabando 'MasterChef Celebrity 3'.

-Creo que la auténtica esencia de 'MasterChef' está en la versión de mayores. También me gusta el de niños porque hemos creado una generación que lleva toda la vida viendo el programa y han adquirido buenos hábitos gastronómicos, me divierten mucho. Pero el 'Celebrity' es una combinación de los dos, te ríes porque son personas únicas, una locura. Hemos juntado a Boris Izaguirre con Mario Vaquerizo o Santiago Segura en una cocina, va a ser un cañón.

 

Fotos

Vídeos