Cazadores de escenarios

Rodaje de la serie 'Secretos de Estado' ante la fachada del ayuntamiento de Alcobendas. :: r. c./
Rodaje de la serie 'Secretos de Estado' ante la fachada del ayuntamiento de Alcobendas. :: r. c.

Los localizadores se encargan de buscar las casas, calles o bosques que se ven en las series. «Nuestro trabajo es parecido al de un agente inmobiliario»

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Una serie necesita nubes, árboles y casas de verdad para que sus personajes no parezcan enclaustrados en un eterno plató bajo la luz de los focos. De eso se encargan los localizadores, una figura desconocida por la mayoría de los espectadores pero básica en el organigrama de las producciones actuales. Ellos son los responsables de que Iñaki y Carmen, los protagonistas de 'Allí abajo', puedan tener una cita con la sevillana Torre del Oro de fondo; de que el salón de 'Los Serrano' sea creíble; o que el atentado de Hipercor se refleje de forma cruda en 'Cuéntame cómo pasó'. Hasta recrear una batalla naval en un pantano de Madrid, como sucedió en 'Águila Roja', o convertir un chalet de La Moraleja en el palacio de La Moncloa ('Secretos de Estado'), está al alcance de su mano.

En pocas palabras, «nuestro trabajo es muy parecido al de un agente inmobiliario. Tenemos un catálogo con fotos que vamos recopilando, no tiene por qué ser de casas; si voy por la calle y veo algo curioso lo fotografío, porque nos puede servir para alguna serie. Cuando un guionista o un director nos hace una petición le presentamos varias opciones para que pueda elegir y negociamos con el ayuntamiento o con el propietario para poder grabar allí», explica a este periódico Ivan Jareño, localizador de la productora Plano a Plano que actualmente trabaja para 'Allí Abajo' en Sevilla.

Para cortar una calle necesitan un mínimo de dos semanas de antelación negociando con los ayuntamientos. Avenidas como la madrileña Gran Vía «son imposibles si no vienes con una superproducción internacional». Si es una estación de tren, la de Santa Justa en Sevilla por ejemplo, es necesario empezar los trámites al menos un mes antes. «Requiere mucha logística, no solo encontrar la localización. Hay que pedir permiso para ocupar la calle con camiones, buscar sitios para comer, para montar el set de maquillaje, la grúa de la cámara. Podemos traer a 80 personas y necesitamos mucho espacio», añade Haritz Elicegi, que también trabaja para Plano a Plano pero en Euskadi.

Los escenarios más complicados son los de series de época, llenos de elementos anacrónicos

En cuanto a las casas, el alma de las series españolas que giran en torno a una familia, los precios oscilan. «Un chalé de una familia de gama media, con piscina y jardín, puede valer entre 1.000 o 2.000 euros al día. En el caso de mansiones o casas más grandes ya hay que negociar más y merece la pena alquilarla por más tiempo, aunque no la vayas a usar. Se te puede quedar en unos 10.000 euros todo el mes porque para un solo día se dispara, 3.000 euros fácilmente», señala Jareño.

Papeleras en 'Águila Roja'

Todo se complica cuando la serie es de época, debido a elementos como papeleras, cables de tensión o alcantarillas. «Vayas donde vayas hay elementos anacrónicos. Menos mal que con los adelantos técnicos se pueden borrar fácilmente», desvela Enrique Ríos, que localiza para Globomedia 'Estoy vivo' y, anteriormente, 'Águila Roja'. Él confiesa que no es lo mismo rodar en una capital como Madrid o Barcelona que en un pueblo, «dónde hablas directamente con el alcalde y no a través de una ventanilla». También destaca la labor de los 'film comissions', entidades creadas para facilitar la producción audiovisual en nuestro país y «más preocupadas por mostrar una imagen atractiva de la ciudad que de recaudar fondos». Algo parecido ocurre con los restaurantes, discotecas o supermercados en los que se rueda, «que casi nunca cobran; les basta con que salga su nombre en pantalla».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos