Ucrania pide otra vez que Rusia busque a otro participante para Eurovisión

Yulia Samóylova./
Yulia Samóylova.

Las autoridades políticas insisten en vetar a la cantante rusa Yulia Samóylova en medio de una creciente tensión

EFEKiev

Las autoridades políticas de Ucrania han insistido este sábado en vetar a la cantante elegida por Rusia para representarla en Eurovisión 2017, Yulia Samóylova, y ha pedido a Moscú que busque a otro participante, mientras crece la tensión entre Kiev y la Unión Europea de Radiodifusión (UER), ente organizador del popular certamen musical.

"Repito una vez más que Rusia puede participar en Eurovisión 2017 si elige a un representante que no haya violado la legislación ucraniana. Creo que esto es lo que harían Francia, Alemania, Reino Unido, Polonia y cualquier oro país miembro de la UER", ha comentado el vice primer ministro ucraniano, Viacheslav Kirilenko.

El viceministro ha opinado que "exigir que Ucrania adopte decisiones sin precedentes en beneficio de Rusia, en violación de nuestra propia legalidad y, por cierto, del derecho internacional, es inadmisible". Y ha recordado que Samóylova "desgraciadamente violó la legalidad ucraniana, al actuar en la Crimea anexionada. Y cuando se trata de Crimea, Ucrania se basa en las decisiones de las organizaciones internacionales, y ninguna de ellas ha reconocido la anexión de Crimea".

Kirilenko ha asegurado que, si Rusia elige a otro representante para el concurso, "se le garantizará su seguridad, y una acogida y una estancia como a todos los demás". Al tiempo que Ucrania insiste en vetar a Samóylova, joven cantante en silla de ruedas elegida por Moscú, la UER confirmó este fin de semana que su directora general, Ingrid Deltenre, había enviado una carta de protesta al primer ministro ucraniano, Volodymyr Groysman.

Alarmada por la situación, Deltenre advirtió a Ucrania de que, si se mantiene el veto, varios países ya estaban considerando retirar a la UER de labores organizativas del concurso, el cual tendrá su gran final en Kiev el 13 de mayo. "La situación actual está causando malestar entre los miembros de la UER y hemos recibido comunicaciones a varios de ellos criticando la decisión y considerando la posibilidad de no participar", señaló Deltenre.

También se adviertió a Kiev que de, en caso de no hallar solución, "esto tendrá un fuerte impacto en la reputación internacional de Ucrania como nación europea y moderna", y poniendo así en peligro su futura participación en el concurso televisivo.

Prohibición por tres años

La carta fue enviada el pasado 23 de marzo, un día después de que el servicio de seguridad ucraniano (FSU, antiguo KGB) anunciara que prohibía la entrada al país a Samóylova por tres años. Tras filtrarla a la edición digital del diario Kiev Vlast, la UER luego la ha publicado en su propia página web.

Desde que comenzó esta disputa de tintes políticos, la UER ha tratado de encontrar una solución aceptable para todas las partes, dejando claro que respeta la legalidad de Ucrania. Pero ni Kiev ni Moscú han aceptado la propuesta de que Samóylova participe en el festival vía satélite, en directo y desde Moscú.

Eurovisión se celebrará en Ucrania después de que el pasado año ganara en Estocolmo la cantante Jamala, con un tema sobre los tártaros de Crimea; esa victoria fue considerada un asunto político por Rusia, cuyo representante quedó en segundo lugar. Este 2017, sería la segunda vez que Ucrania acogiera el popular certamen después de hacerlo en 2005.