Un Santa Coloma vuelve a sentar cátedra en Coria

Sabihondo, de la ganadería Herederos de José Luis Osborne Vázquez, en la plaza. :: karpint/
Sabihondo, de la ganadería Herederos de José Luis Osborne Vázquez, en la plaza. :: karpint

El toro dio todo un recital deleitando a los aficionados tanto en la plaza como por las calles del recinto amurallado

ELADIO PANIAGUA SIMÓNCORIA.

La Juventud Cauriense y su Abanderado Juan Carlos Pérez Habela se pueden sentir orgullosos del gran espectáculo que ofreció el toro Taleguillo, un bello ejemplar cinqueño de pelaje cárdeno claro, perteneciente al ganadero cauriense José Luis Bertol, cuyos astados pastan en la finca 'El Rebollar' del término municipal de Calzadilla. Dicen que «en los rincones se crían las rosas más perfumadas» y en esta ocasión el Abanderado de la Juventud, descendiente de ganaderos de prestigio, «de buena raza viene el galgo», sabía lo que quería y lo que la fiesta necesita en sus festejos taurinos conocidos universalmente. ¡Va por ti, abuela!, debió decir Pérez Habela haciendo un brindis a su abuela, la ganadera Doña Elia Hernández.

No hay que recorrer muchos kilómetros para buscar el toro ideal para Coria, pues bien cerquita de la milenaria ciudad y en el término municipal de Calzadilla estaba escondida esa perla preciosa que en la tarde del 26 de junio sentó cátedra no sólo en la lidia de la plaza sino en el recorrido por las calles del recinto amurallado. El exmatador de toros y actualmente ganadero, Julio Aparicio, fue uno de los testigos presenciales de esta gran tarde taurina, teniendo grandes elogios para Coria y sus fiestas, una ciudad, dijo, que sabe muy bien lo que quiere y que adora al toro. Por su parte el ganadero Joaquín Herrero destacó la gran presencia del morlaco, muy en tipo de su encaste y que dio una actuación espectacular con esa pelea en la plaza y con mucha movilidad por las calles siendo electrizante en sus carreras.

La lidia de Taleguillo se inició con un minuto de silencio por la muerte del maletilla 'El Sevilla' recientemente fallecido y muy querido y admirado en la ciudad por su aportación a las Fiestas de San Juan donde tantos quites oportunos hizo con su muleta. El toro salió a la plaza con mucho poderío y con ganas de abrirse paso entre los grandes Santa Coloma que otrora dieron tardes de gloria a las fiestas bajo la batuta de Jesús Pérez Escudero 'Chuchi el Coriano'. Ha sido la sabia mano de José Luis Bertol, cuando esta ganadería vuelve por sus fueros dispuesta a poner muy alto el listón de las fiestas.

Grandes carreras, recortes espectaculares, remate con fuerza en los barrotes, algún que otro susto a los mozos y una simbiosis toro y aficionados, fue todo lo habido y por haber en una tarde memorable que marcará un hito en las Fiestas de San Juan. Destaca el susto monumental que dio a un corredor junto a los barrotes con una herida leve en una de las rodillas y que afortunadamente se repuso enseguida continuando en la lidia. Seguidamente un mozo le hizo un salto que puso a los espectadores de pie. Aparte de su bravura, también el toro tuvo un buen comportamiento en la muleta y capote de los maletillas que se percataron de la nobleza del animal.

Salió de la plaza de manos de la muleta de Guillermo Piro por la calle Obispo hacia la plaza de la Catedral. Ahí se inició el repertorio atlético de Taleguillo que no cegó en su empeño en todo momento con sus carreras eléctricas por todo el recinto amurallado, con los corredores que se frotaban las manos por el gran comportamiento del animal. Un varón, de 67 años, vecino de Coria y que se corresponde a las iniciales de C.C.G., sufrió varetazo en el muslo izquierdo y traumatismo cerrado. Tras las correspondientes curas, se remitió al Hospital Ciudad de Coria para el control del hematoma y estudio ecográfico, siendo el pronóstico leve.

Sobre las 22 horas y en la plaza de La Cava, Miguel López acabó con su vida.

No estuvo a la altura

En la madrugada del jueves lugar el encierro y lidia del toro Sabihondo de la ganadería Herederos de José Luís Osborne Vázquez. Un toro color melocotón, listón, bragao y meano, bien armado de pitones, con exceso de kilos, que realizó un encierro rápido y limpio arropado por los mansos hasta los toriles de la plaza.

Fue muy bien acogido en su salida a la plaza con veloz carrera que hacía presagiar lo mejor, pero quizás debido al gran golpe que se llevó al chocar con los barrotes, mermó considerablemente su poderío hasta el punto de colocarse en lugar cómodo de la plaza, esperando que algún mozo pisara su territorio. Serían los maletillas los que intentaron lucirse con el capote y la muleta, con poca aportación del animal, que terminó emplazándose siendo tediosa su lidia en la plaza. Al final un maletilla despertó a los aficionados del sopor, luciéndose con la muleta con pases de mérito.

La salida a las calles también fue laboriosa, pues el toro estaba cómodo en la arena y se resistía a salir al último tramo de la lidia. Por fin lo hizo por la calle de las Monjas regresando rápido a su terreno de la plaza. Pasada las 5 de la madrugada Miguel López acabó con él junto a las palmeras. El toro estuvo por debajo de sus posibilidades debido al golpe que se dio en la plaza y que no pudo dar el juego que de él se esperaba. Al mediodía tuvo lugar el encierro del toro Amante, perteneciente a la peña 'El 27' que en esta ocasión ha tenido como Asombrerao a Raúl Clemente Boceta, y perteneciente a la ganadería de José Luis Marca, procedencia Juan Pedro Domeq, cuyos ejemplares pastan en la localidad pacense de Olivenza. Un toro negro mulato, con buena presencia, señalado con el número 7 y guarismo 3. Realizó un rápido y limpio encierro llegando sin dificultades a los toriles de la plaza. Este toro tuvo su lidia en la tarde de ayer.