El mes de las novilladas

Younes en la novillada de ayer en la Feria del Arroz de Calasparra. / EFE
Younes en la novillada de ayer en la Feria del Arroz de Calasparra. / EFE

Dos noveles franceses, Andy Younés y Adrien Salenc, abrieron mano a mano el viernes en Bayona la temporada grande de los novilleros

BARQUERITO BAYONA.

La nocturna del pasado viernes en Bayona, mano a mano de dos novilleros franceses instalados en puestos cimeros del escalafón, Andy Younés y Adrien Salenc, fue la primera importante del mes de las novilladas, que es septiembre, cuando los cortos o largos abonos y concursos de Calasparra, Arganda del Rey, Peralta, Villaseca de la Sagra, Villa del Prado, Ampuero y, en la última semana, las dos ferias mayores de su género: Algemesí y Arnedo.

Por todas esas ferias pasan sin excepción todos los novilleros de proyección posible. Menos uno. Un Pablo Atienza, de la dinastía de los Atienza picadores de toros, que debutó y toreó en Madrid, y lo hizo dos veces a mitad de verano. Dejó un caro regusto y fue proclamado virtual triunfador de las novilladas estivales. Pero ya estaban por entonces cerrados los carteles de septiembre. Guadarrama, Moralzarzal y Pozuelo de Alarcón pondrán en octubre la guinda de la temporada mayor de los toreros que vienen. También es septiembre un mes pródigo en novilladas sin picadores, cultivo indispensable para el sostén y el relevo del toreo. En las Ventas, donde se han celebrado este verano diez, tendrá lugar la final de un concurso de noveles pensado, creado y dirigido hace diez años por el matador Víctor de la Serna. En las novilladas picadas del suroeste francés se ha hecho hueco un ganadero turolense, José Marcuello. Con los sementales que adquirió de Bucaré y las vacas de Mayoral, Marcuello ha creado una ganadería, la de Los Maños, con los rasgos propios del encaste: las hechuras proporcionadas, el peso muy aquilatado, las caras astifinas pero no escandalosas y las variantes de conducta que retratan la procedencia: el toro noble pero listo, pronto y guerrero, que puede pecar por distraído o aparente falta de entrega pero que, tratado con tino y tiento, sin vicios ni efectismos tan de moda, genera un espectáculo distinto.

Con los santacolomas de Marcuello se habían vivido en Zaragoza festejos muy vibrantes: la despedida de novillero de Paulita o un mano a mano Paulita y Paúl Serranito. Los Maños no salieron del circuito regional hasta que no los reclamaron los toristas del suroeste de Francia. Un toro ganó hace dos años el premio del prestigioso concurso de Vic Fezensac, un novillo en la feria del Pilar conoció los honores del indulto esa temporada y, de pronto, la bandera de Santa Coloma en la Francia taurina lleva la marca de los Marcuello. La seguirá llevando algún tiempo pues tres de los seis novillos de la nocturna de Bayona sumaron méritos notables. Al tercero se le dio la vuelta al ruedo.

Younes va a tomar la alternativa en Nimes dentro de dos semanas. Salenc, educado en la Fundación El Juli, estará en casi todas las ferias de septiembre. Compitiendo con un alud de nombres que son aún una incógnita: Diego Carretero, Antonio Catalán 'Toñete', Ángel Sánchez, Marcos, Jesús Enrique Colombo, Rafael González, Carlos Ochoa, Leo Valadez, Daniel García Navarrete, Pablo Mora, Alejandro Gardel, Ángel Jiménez, David Fernández, Jorge Isiegas. Son legión.