Triunfo en familia con los rejones en Badajoz

Pablo y Guillermo Hermoso de Mendoza a hombros / J.V. ARNELAS

Los Hermoso de Mendoza salen a hombros del coso de Pardaleras que registró un cuarto de entrada

PEPE ORANTOSBadajoz

Regresaban Pablo y Guillermo Hermoso de Mendoza a Badajoz tras su triunfo del año pasado, esta vez acompañados por Lea Vicens, y se encontraron con poco más o menos el mismo público que la última feria. Un cuarto de plaza que, si tenemos en cuenta el dopaje del tendido del 8, debería hacer reflexionar a alguno sobre el tirón de este tipo de festejos o este tipo de carteles. A pesar de todo, hay que agradecer a los navarros y la francesa que se mantuvieran dentro de los cánones de sobriedad y elegancia tan poco habituales en otras ferias.

Abrió el festejo el patriarca de los Hermoso a lomos de Alquimista ante un negro y cuellicorto ejemplar de Fermín Bohórquez que colaboró en la lidia mientras mantuvo las fuerzas. Le costó a Pablo calentar los tendidos que, además del nublado, no transmitían el ambiente festivo de otras tardes de rejones. Berlín e Índico hicieron su trabajo en banderillas antes de que Corsario se encargara de llevar a su jinete ante la suerte suprema que ejecutó con habilidad para cortar la primera oreja de la corrida.

Tomó el relevo Lea Vicens montando a Bach para fijar la embestida de 'Solista', al que le costaba seguir la grupa del caballo de la francesa y enseguida demostró que iba a dar menos juego que su predecesor.

La costumbre de los rejoneadores de calentar al público brindando sus cabriolas a los tendidos de sol contaba esta tarde con la dificultad de la escasa masa crítica que había en ellos. De este modo, enseguida recordaron que, en la plaza de toros de Badajoz, ese tipo de carantoñas hay que hacérselas a tendido del 8, ocupado por los usuarios de los centros de mayores a los que el Ayuntamiento regala cada feria sus entradas. Ellos son mayoría en la plaza y, por tanto, quienes presionan a la presidencia para conceder los trofeos, comenzando incluso a silbar antes de que doblen los toros.

Diluvio y Bazuka ayudaron a Lea a poner sus banderillas y Greco se encargó del último tercio con unas espectaculares banderillas cortas que precedieron a dos pinchazos dos descabellos que acabaron en un saludo desde el tercio de la francesa.

El benjamín de la dinastía navarra del rejoneo abrió su participación en la feria pacense cabalgando sobre Jíbaro que le ayudó a colocar su rejón de castigo ante un poco colaborador ejemplar de Pablo Hermoso de Mendoza.

Sobre Brindis colocó una gran banderilla al quiebro y encima de Arsenio, siempre con el 8 como objetivo, protagonizó uno de los momentos más espectaculares de la tarde con un giro de 360 grados e la cara del toro. Con Pirata ató las riendas a su silla y puso un meritorio par a dos manos que encandiló a la plaza. Todo estaba preparado para el triunfo de Guillermo hasta el punto de que su bajonazo con el rejón de muerte no impidió que echara dos apéndices al esportón.

Una vez solventada la puerta grande de su hijo, Pablo salió en el cuarto con la firme intención de no abandonar la plaza a pie bajo ningún concepto. Volvió a salir a lomos de Alquimista para templar al de Fermín Bohórquez y dejar un buen rejón de castigo. Berlín abrió el tercio de banderillas y Donatelli lo culminó con el consabido guiño a tendido del ocho que aplaudió varios brincos sobre sus cuartos traseros.

A lomos de Alabama

Alabama, un precioso albino lusitano, fue el encargado de llevar a su rejoneador al último tercio, en el que colocó tres banderillas cortas y un rejón de muerte muy trasero que no impidió que Pablo Hermoso de Mendoza sumara su segundo trofeo y garantizara su salida en hombros.

ARNELAS

La doble puerta grande de los navarros espoleó a Lea Vicens que, a lomos de Guitarra necesitó de dos rejones de castigo para saludar a 'Elocuente', el mejor presentado de los que Fermín Bohórquez encajonó para Badajoz.

Diluvio llevó a la francesa a poner dos banderillas antes de que Deseado se encontrara al toro acostado en los medios al irrumpir en la plaza para contribuir a un deficiente cierre de tercio. Espontáneo fue el designado para culminar la actuación de Lea Vicens en Badajoz y, una vez más, esta se encontró al toro sobre el albero sin ninguna intención de participar en el espectáculo. A final, un apresurado rejonazo trasero sirvió para que la nimeña no se fuera de vacío de coso de Pardaleras.

Con su triunfo asegurado, Guillermo salió a cerrar plaza a lomos de Barrabás y dejó el rejón de castigo en todo lo alto.

Con Disparate y Janucá culminó un gran tercio de banderillas y dejó para el final de la faena al mítico Pirata con el que puso dos rosas y repitió la suerte de colocar banderillas a dos manos con las riendas asidas a la silla. Con el rejón de muerte no fue tan hábil en esta ocasión y dos pinchazos le impidieron incrementar su marcador.

FICHA DEL FESTEJO

Toros: Seis toros de Fermín Bohórquez, cortitos de presentación y justo motor.

Toreros: Pablo Hermoso de Mendoza, oreja y oreja. Lea Vicens, palmas y oreja. Guillermo Hermoso de Mendoza, dos orejas y ovación.

Plaza: Segundo festejo de la Feria de Badajoz, un cuarto de aforo en una tarde nublada de temperatura agradable.