Termina la primera novillada con más novilleros que novillos

Termina la primera novillada con más novilleros que novillos

El evento taurino ha finalizado con palmas para Toñete

HOY.ES/AGENCIAS

Si algo se vio en la primera novillada que abrió la Feria de Olivenza fue que en el escalafón inferior no está la cosa como para tirar cohetes. Pero hay que ir por partes.

En primer lugar, nada que objetar en cuanto a presentación a la novillada de El Parralejo, pero sí a su flojedad y a lo justito de su raza. Con esos mimbres, lo que salvó al encierro fue el excelente novillo que saltó al ruedo en cuarto lugar, que tuvo fijeza, prontitud, embestía por abajo con gran son y además duró para morir de bravo fuera de las rayas.

Estuvo pulcro con ese gran novillo Pablo Aguado, pero con uno de esos hay que romperse, hay que llevarlo hasta el final, preocuparse menos de la estética y más de lo que es lo fundamental del toreo: abarcar toda la embestida del toro y no desperdiciar nada de ella, que diría Ortega y Gasset.

Antes tuvo un novillo noble pero blando. En fin, dos faenas con altibajos las del sevillano, que paseó un trofeo de ese cuarto.

Toñete, ciertamente un joven casi desconocido, salvó la tarde. Por sus ganas, por ponerse en el sitio, por no abusar de los toques, y por querer llevar a los novillos por abajo. "Codillea", y si para algunos eso es un defecto, eso mismo permite a los toreros pasarse más cerca los toros.

Con carencias todavía, hay que esperarlo. Tuvo un tercer novillo manejable, y al que cortó una oreja, y un sexto que iba y venía, sin final en el muletazo.

Leo Valadez tuvo el peor lote, pero tampoco dijo nada del otro mundo el joven mexicano. Hizo una faena muy larga y sin argumento a su primero, muy mal rematada con la espada, y otra anodina al soso quinto

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos