El Fandi, a hombros en la cuarta de feria en Huesca

El Fandi sale por la puerta grande en Huesca. :: efe/
El Fandi sale por la puerta grande en Huesca. :: efe

El extremeño Antonio Ferrera no tuvo suerte con los dos toros que le tocaron en suerte

EFE

huesca. El diestro David Fandila 'El Fandi' cortó las dos orejas de su primer toro y salió ayer a hombros al término de la cuarta de la feria de la Albahaca de Huesca, en una tarde en la que tanto Antonio Ferrera como 'Toñete' se fueron de vacío. Antonio Ferrera no tuvo suerte con los dos toros que le tocaron en suerte, pero tampoco él anduvo muy allá, con el compromiso más bien justito. A su descastado primero le robó algún muletazo estimable por el derecho dentro de una labor de poco eco en los tendidos. Con el cuarto se repitió el mismo guión. O peor. Pues en este se acabó, además, atascando con los aceros.

El Fandi, que es muy querido en el coso taurino oscense, fue el único que puso todo para agradar al público y se entregó como viene siendo habitual en él en la cara del toro.

FICHA DEL FESTEJO

uToros
Toros de Salvador Domecq, desiguales de todo. Los mejores, segundo y sexto.
uToreros. Antonio Ferrera, de tabaco y oro
estocada trasera y caída (ovación); y dos pinchazos y estocada (silencio). David Fandila 'El Fandi', de nazareno y oro: estocada (dos orejas); y casi entera y descabello (ovación). Antonio Catalán 'Toñete', de sangre de toro y oro: estocada y descabello (silencio); y pinchazo, estocada y descabello (silencio).
uPlaza
La plaza registró tres cuartos de entrada en el coso taurino oscense, con unos 3.500 espectadores aproximadamente en los tendidos.

En su primero anduvo muy variado con el percal, con largas cambiadas, chicuelinas y verónicas. En banderillas estuvo muy dominador. Y con la muleta también agradó sobre todo al público de sol toreando de rodillas y haciendo todo tipo de alardes que gustaron, y mucho al respetable, que, tras una certera estocada, le valió para cortar las dos orejas.

En el quinto ya no tuvo tanta suerte como en el anterior, pues este fue un inválido que debió ser sustituido. Para colmo, Fandila acabó lesionándose al ejecutar el segundo par de banderillas, sufriendo una rotura fibrilar en el gemelo externo de la pierna izquierda que le dejó muy mermado durante el resto de faena.

Toñete tuvo un decepcionante debut en el coso taurino oscense. En su primero poco pudo hacer y lo poco que hizo fue muy pobre al carecer de argumentos, de ideas, de colocación, y con muchas dudas. En el último de la tarde, que no fue tan malo como pareció, volvió a demostrar que está verde como torero en todos los sentidos, aunque la suerte de matar la domina bien.