Cortan once orejas en el festival de la Feria del Toro de Coria

El pacense Antonio Ferrera demostró el buen momento que atraviesa. :: karpint/
El pacense Antonio Ferrera demostró el buen momento que atraviesa. :: karpint

ELADIO PANIAGUA SIMÓN

Dentro de la Feria Internacional del Toro de Coria, se celebró ayer en la plaza portátil un festival taurino donde se lidiaron seis novillos-toros de la ganadería de Carmen Valiente, cuyos ejemplares pastan en la finca 'La Zarzuela', del término municipal de Calzadilla. Uno de los astados lo rejoneó Andy Cartagena y el resto fueron para los matadores de toros Antonio Ferrera, Manuel Jesús El Cid, David Fandila El Fandi y José Garrido y otro para el novillero Trujillano José Rojo.

La plaza registró un lleno hasta la bandera con un aforo de 3.000 aficionados que disfrutaron del buen hacer de los matadores de toros y del novillero. En líneas generales los novillos estuvieron a la altura deseada, destacando los tres últimos que correspondieron al Fandi, José Garrido y al novillero de Trujillo José Rojo, que los espectadores no pudieron disfrutar de su arte, ya que la lidia transcurrió prácticamente al anochecer y sin apenas luz.

En primer lugar actuó el rejoneador Andy Cartagena que deleitó a los aficionados con su buen arte y con la destreza de sus caballos. Mató de un certero rejón y se le concedieron las dos orejas.

En lidia ordinaria destacó el buen momento que atraviesa Antonio Ferrera, que aprovechó la nobleza del novillo sacándole pasas de mucho mérito. Quiso matar recibiendo y no tuvo éxito. Tras recibir un aviso enterró el acero casi entero y recibió como premio las dos orejas.

El Cid toreó a su novillo a la verónica , destacando de su lidia una serie de naturales del agrado del público. Intentó sin fortuna matar recibiendo y tras un pinchazo hondo que escupió el animal, agarró una gran estocada que hizo rodar al animal. Se le concedió una oreja.

El gran triunfador de la tarde, Junto con José Garrido fue el Fandi que deleitó a todos con esa destreza que tiene frente al toro, luciéndose en banderillas bailando con el novillo. Toreo al natural muy aplaudido finalizando la faena con pases de rodillas, agarrando una estocada hasta la bola. Se le concedieron las dos orejas con fuerte petición de rabo.

Otro de los grandes triunfadores de la tarde fue José Garrido, que recibió a su novillo con una serie de verónicas de gran belleza llevando por chicuelinas al toro al caballo. Inició la faena con pases de rodillas junto a las tablas para después llevar al novillo a los medios donde ofreció una extensa gama de pases del arte que atesora. Cobró una estocada en buen sitio y se le concedieron las dos orejas.

El último novillo de la lidia y ya sin apenas luz, le correspondió al novillero trujillano José Rojo, que recibió a su novillo con una media cambiada para ofrecer un repertorio a la verónica rematado con una serpentina. Destacaron de su faena la tanda de naturales rematando con pases de rodillas y cobrando una estocada que hizo rodar al animal. Se le concedieron las dos orejas.