Puerta grande para Rafael Cerro en su alternativa en Navalmoral

Rafael Cerro muestra dos de las cuatro orejas que cortó. /
Rafael Cerro muestra dos de las cuatro orejas que cortó.

El torero de Saucedilla cortó cuatro orejas en la tarde en que recibió los trastos de matar de su padrino, Castella, ante Perera, que actuó de testigo

AMBROSIO GARCÍA POLO NAVALMORAL DE LA MATA.

Domingo de Ramos. La plaza de toros de Navalmoral se vistió de gala para celebrar por lo alto una nueva alternativa, y van dos (la anterior la tomó Julio Parejo), de un nuevo valor de la tierra y dos espadas consagrados.

FICHA DEL FESTEJO

Toros. Se lidiaron seis ejemplares de Alcurrucén (Hermanos Lozano). De aceptables presentaciones, magníficas hechuras, parejos, aunque variados de tipo y de línea, y juegos varios.

Toreros. Sebastián Castella: oreja y ovación. Miguel Ángel Perera: gran ovación y oreja. Rafael Cerro, que tomaba la alternativa: dos orejas y dos orejas.

Plaza. Plaza de toros de Navalmoral de la Mata, que registró tres cuartos de entrada. Primer festejo taurino de la temporada. Segunda alternativa que se concede en el multiuso moralo.

Una tarde de primavera en Navalmoral de la Mata y de la mano de dos de las máximas figuras, sirvió para que Rafael Cerro comience su etapa de alternativa. Espero que este acontecimiento signifique un punto y seguido a la prometedora carrera novilleril, convirtiéndose en uno de los nuevos valores.

Es costumbre, cuando un joven se doctora, que sus compañeros de cartel le ofrezcan la posibilidad de elegir el astado que le guste para la alternativa. Ayer se hizo, es un detalle muy bueno.

El toro de Alcurrucén 'Fogonazo' de nombre, en los costillares con el número l8 , castaño, salto al ruedo a las 18.12 horas abriendo corrida. Su juego me pareció de una res codiciosa y noble, fue a más en su comportamiento. Con un buen pitón izquierdo. Toro de la alternativa de Rafael Cerro, al que recibió con unas verónicas bien enjaretadas y gusto. Aunque el burel apretó en la primera vara, resultó en banderillas, franco y claro. La ovación mas fuerte, espontánea, sincera y maciza, la consiguió Rafael, cuando recibió los trastos de matar de manos de Sebastián Castella, como padrino de la ceremonia, y el posterior abrazo de Miguel Ángel Perera, que testifico el acto, al que siguió el brindis de su primer oponente a su progenitor lo que desató una ovación cerrada. El cariño de la comarca de la Jara con su torero quedó patente. Su faena fue emotiva, firme y valiente, de buena colocación, no exenta de riesgo, demostrando tener inteligencia, buena técnica, mucho arte y poseer el valor suficiente para poder caminar con suficiencia por este mundo de los toros. Mató de una soberbia estocada. Ante el sexto toro, noble pero sin entrega, Cerro, ya mas tranquilo, se mostró como una firme esperanza y su actuación, en conjunto, fue un compendio de inspiración, torería, clase y arte. Volvió a matar formidablemente. El toricantano se vistió esta tarde de blanco y plata, y la tizona dictó sentencia e hizo que el de Saucedilla cortara cuatro orejas.

Castella y Perera

Sebastián Castella se las entendió en segundo lugar con un toro colorao, humilló bastante y fue a más en su comportamiento, aunque tuvo violencia por el izquierdo. Acude al relance, no acaba de entregarse. Llegó a la muleta con recorrido, fijeza y prontitud fueron otras cualidades de este toro. Al que recibió con unas verónicas ajustadas y buenas, con sentido y templado, ganándole terreno hasta llevarlo a los medios. Con la franela la faena del francés fue muy buena y emocionante, basada en un toreo en redondo, despacioso, que encandiló al público. El francés estuvo por encima de 'Cocherito'. A su segundo, una res noble, pero de corta envestida. La media que enjaretó en quite a la verónica fue el primer soplo de torería de lo que luego sería un huracán de toreo aunque el burel apretó en la primera vara, fue bien a las banderillas, franco y claro. Castella brindo al público y aquello fue una ovación cerrada, Mató francamente mal a 'Atrevido'.

En tercer lugar a Miguel Ángel Perera le correspondió un animal corretón y sin fijeza de salida, empujó bien con bravura en el caballo y mostró nobleza en la muleta. Todos sabemos que Perera sabe torear y muy bien. Es un torero estético, con plasticidad, con la que maneja los engaños no está exenta de técnica. Nadie pone en duda sus virtudes, su clase, en suma, y son muchísimos los que nos atrevemos a decir que es una gran figura dentro de la torería andante, por su temple, mando, ligazón, todas sus faenas resultaron entonadas. Mató de cuatro pinchazos y cinco descabellos. ¡Una pena, perdió dos orejas!

Le correspondió al pacense en quinto lugar un toro un poquito áspero y con genio. El de Puebla del Prior abrió el compás, manos bajas, el pecho de frente y el mentón sobre el hombro. Si estuvo bien con la capa, en el último tercio fue construyendo su obra en preciosos muletazos, todos ellos caracterizados por su gusto y una cadencia única, sobre todo en unos remates tan personalísimos que hubieran inmortalizado en los pinceles los mismísimos Ruano, Llopis o López Canito para darle categoría y esplendor a los carteles taurinos Se deshizo de su oponente de forma regular, dos pinchazos.