Un juzgado da la razón a la cantante extremeña Bebe por las cláusulas abusivas de su contrato

Bebe, durante una entrevista/HOY
Bebe, durante una entrevista / HOY

EFE

La actriz y cantante extremeña María Nieves Rebolledo, más conocida como Bebe, ha ganado un juicio contra su editorial, Trovador Ediciones S.L., debido a que el contrato que firmó la artista en 2003 es nulo de pleno derecho, ya que contenía cláusulas abusivas impuestas por la compañía.

José Carlos Bouzas, abogado de la cantante, ha dicho que «las cláusulas eran bastante abusivas, ya que establecían la obligación de que prácticamente toda la obra creativa que pudiera realizar la autora tenía que ser para Ediciones Trovador».

«Tenían la potestad incluso de, no aceptar ciertas obras, obligándola a seguir permanentemente cediendo sus derechos a esta compañía editorial«, ha añadido.

El Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid, encargado de llevar el caso, critica el contrato considerándolo además nulo y permite la ruptura de la relación entre la artista y Ediciones Trovador, que mantenían desde prácticamente los inicios de la carrera musical de la artista.

Según el letrado, cuando Bebe comienza su carrera profesional como autora en el 2003, la editorial le hace firmar ese contrato. En ningún momento ella fue asesorada y ellos «se aprovecharon» de esa inexperiencia en ese campo, con el agravante además de que su representante era el dueño de Ediciones Trovador.

Ese pacto obligaba a la artista a crear cinco álbumes para Trovador en un plazo máximo de 10 años. La empresa igualmente tenía la potestad de retirar de cada uno de los discos las canciones que no le gustasen. «Eran ellos los que decidían si las aceptaban o no. Y aún cuando no lo hacían, la autora no podía buscarse otra editorial para que se las publicase», explica Bouzas.

También actriz en cintas como 'Caótica Ana' (2007), de Julio Medem, y 'La educación de las hadas' (2006), de José Luis Cuerda, Bebe saltó a la fama con la canción 'Ella', un canto al feminismo que dedicó a su abuela.

En ese momento, la artista comunicó a la editorial que se desvinculaba de ella y que no iba a hacer el cuarto y quinto álbum con ellos.

Según agrega el abogado, la editorial puso entonces una demanda a la artista, reclamándole los discos que le quedaba por hacer con ellos, ya que tenían un contrato de exclusividad desde el año 2003, y recordándole «que no puede contratar ni hacer nada con otra editorial».

De esta manera, la sentencia señala que semejante encargo contractual es nulo, porque es «una cesión de datos prácticamente indefinida», lo cual «va en contra de la libertad de creación artística» dispuesta en la ley de propiedad intelectual artículo 139.

Como consecuencia de esto, el tribunal señala que Bebe «no tiene la obligación» de hacer el cuarto y quinto disco con Ediciones Trovador y, además les condena a todas las costas judiciales del procedimiento.

El fallo podrá ser recurrido ante el Juzgado provincial en los próximos 20 días hábiles, aunque Bouzas confía en que no recurran «dado los fundamentos tan sólidos de la sentencia».