Muere a los 79 años el escritor israelí Amos Oz

Era un eterno candidato al Nobel de Literatura tras recibir en 2007 el Príncipe de Asturias de las Letras

MIGUEL LORENCIMadrid

El cáncer segó abruptamente este viernes la vida de Amos Oz, cima de la letras israelíes, eterno candidato al Nobel de Literatura y galardonado con el Príncipe de Asturias de las Letras hace doce años. Fue la hija del laureado escritor y pacifista israelí quien comunicó el deceso de Oz, que contaba 79 años. «Mi querido padre acaba de fallecer de cáncer después de un rápido deterioro», informó Fania Oz-Salzberg en su cuenta de Twitter. Casado y padre de tres hijos, su familia explicó que falleció «tranquilamente mientras dormía, rodeado de sus seres queridos».

Aclamado como uno de los maestros de la prosa hebrea moderna, cuya su extensa y variada obra literaria ha sido universalmente alabada. Su autobiografía, 'Una historia de amor y oscuridad', está reconocida como una obra maestra de la literatura universal.

Novelista, periodista y ensayista, había nacido el 4 de mayo de 1939 en Jerusalén en una familia de origen lituano y ucraniano, cuando la ciudad estaba todavía bajo el mandato británico de Palestina. Muy joven se independizó de su familia de inmigrantes judíos y a los 15 años se fue a vivir en un 'kibutz'.

Estudió Filosofía y Letras en la Universidad Hebrea de Israel y, tras licenciarse, simultaneó la docencia con su faceta de escritor desde los 22 años. En 1954 Amos Klausner, que este era su nombre real, cambió su apellido por el de Oz, palabra hebrea que significa «fuerza» o «coraje».

«Si tuviera que decir en una palabra de qué trata mi obra literaria diría: familias. Si fuera en dos, diría: familias infelices. Si fuera en más de dos palabras, tendrían que leer mis obras» explicó poco antes de recibir en Oviedo el Príncipe de Asturias, confesándose «un gran admirador de la literatura española».

Comprometido

Muy comprometido con pacifismo, plantó cara a la corriente mayoritaria de opinión en su país, favorable a la ocupación de Palestina. Oz se opuso desde el principio a la invasión israelí de los Territorios palestinos durante la Guerra de los Seis Días en 1967. Militó en organizaciones de izquierda, y formó parte del grupo fundador del movimiento pacifista 'Paz Ahora', creado en 1978 por oficiales y soldados del ejército israelí en la reserva.

Destacado por la crítica como uno de los grandes autores de la nueva narrativa hebrea, su obra se ha traducido a casi medio centenar idiomas. Escribió tanto novela como ensayo y abordó con frecuencia las tensiones que castigan a las sociedades israelí y palestina. Luchó durante medio siglo «por un acuerdo histórico entre Israel y Palestina, basado en la fórmula de los dos estados nacionales: Israel al lado de Palestina en paz y respeto mutuo» según sus propias palabras.

Entre sus ensayos y novelas, editados en España por Siruela, se pueden citar títulos como 'Quizás en otra parte', 'Holocausto II', 'Donde aúllan los chacales', 'Mi querido Michael', 'Hasta la muerte', 'Tocar el agua, tocar el viento', 'Un descanso verdadero', 'La colina del mal consejo', 'Contra el fanatismo', 'No digas noche', 'Una pantera en el sótano', 'Las mujeres de Yoel', 'La caja negra', 'Conocer a una mujer' o 'De repente en lo profundo del bosque'. 'Judas', su título mas reciente en español, apareció en 2014.

Desarrolló también una prolífica carrera como colaborador de prensa, con centenares artículos y ensayos sobre temas relacionados con la política, la literatura y la paz. En 1998 recibió el Premio Israel de Literatura y en 2004 le fue concedido, junto al filósofo y político palestino Sari Nusseibeh, el Premio Internacional de Cataluña en reconocimiento a las intervenciones de ambos a favor de la paz y la reconciliación.

Ganador en Alemania del prestigioso premio Goethe 2005, Oz fue reconocido en 2007 con el premio Príncipe de Asturias de las Letras por «su defensa de la paz entre los pueblos y la denuncia de todas las expresiones del fanatismo» y por «su contribución a hacer de la lengua hebrea un brillante instrumento para el arte literario y para la revelación certeza de las realidades más acuciantes y universales de nuestro tiempo». También tenía su palmarés el Friendenspreis (1992), y el prestigioso premio Franz Kafka que le otorgó en 2013 un jurado internacional.