José María Guelbenzu lleva de boda a su juez Mariana de Marco

José María Guelbenzu. /Efe
José María Guelbenzu. / Efe

«Ser un delincuente es una manera de fardar», asegura el escritor, que publica la novela 'O calle para siempre'

Álvaro Soto
ÁLVARO SOTOMadrid

Más allá de las modas, José María Guelbenzu (Madrid, 1944) es un autor de novela negra clásica. «Lo importante no es la trama, sino los personajes. De ellos debe emanar todo lo demás», explica el creador de la ya mítica juez Mariana de Marco, que hace su novena aparición en 'O calle para siempre' (Destino).

En esta ocasión, De Marco se ve envuelta en la resolución de un asesinato ocurrido en una boda de alto copete y Guelbenzu reconoce que los enlaces, cuanto más grandes, mejor, le encantan porque le parecen un terreno ideal para el suspense. «Las familias respetables tienen los mismos problemas que las demás», dice.

En su novela, dos consuegros tratan de saldar cuentas con la burbuja inmobiliaria como fondo. «Cada vez hay menos disimulo. Vivimos una época en la que ser un delicuente es una manera de fardar. 'Sí, soy un ladrón, ¿qué pasa?', dice mucha gente. Hay un culto al descaro, particularmente en España, donde somos muy hipócritas por la herencia de la Iglesia», sostiene. «Antes no se robaba porque había miedo a que a uno lo pillaran, a que se le cayera el pelo. Ahora la gente que trampea coge confianza y roba todo lo que puede para pagar los emjores abogados. Hay una sensación de impunidad a la vez que aparecen prácticas nuevas, como los sicarios», asevera.

Guelbenzu, que prometió escribir diez novelas con Mariana de Marco, cree que el género policiaco «ha servido de escondite a mucho escritor mediocre». Igual que la «autoficción», que «viene muy bien para los escritores desnortados», ironiza. «Ahora hay una sobreabundancia de realidad», apunta.

Como profesor de un taller de escritura, constata que «el 80% de sus alumnos» quieren escribir novela negra, aunque él siempre vuelve los ojos a los autores clásicos del género en España, como Francisco González Ledesma o Manuel Vázquez Montalbán.

Temas

Libro