«El fútbol tiene que ser una herramienta de cambio social»

El expresidente de la SD Eibar, Álex Aranzábal./
El expresidente de la SD Eibar, Álex Aranzábal.

El expresidente de la SD Eibar presenta su tercer libro, 'Vivir dos veces', en el que cuenta como el aprendizaje con los jesuítas cambió su vida

ALAIN MATEOSMadrid

Los futboleros le conoceran como el 'hombre milagro' que ascendió y consolidó a la SD Eibar -un equipo de una ciudad de 27.000 habitantes- en Primera División. Los periodistas, como el hombre que desempeñó las labores de dirección comercial y marketing de la radio televisión pública vasca (EiTB) en el Gobierno socialista de Patxi López. Y los economistas, como un experto que ahora dirige una consultoría que ayuda a instituciones relacionadas con el fútbol. Todos saben su nombre: Álex Aranzábal (Eibar, 1974). Después de un largo recorrido profesional, el economista presenta su tercer libro, 'Vivir dos veces' (Conecta), en el que narra una experiencia personal que le «cambió la vida» y como los conceptos jesuítas que aprendió durante su etapa pre y pos universitaria le sirvieron para salir adelante y afrontar su vida de otra manera.

Hace apenas tres años la SD Eibar vivía una situación excepcional en Primera División. Un equipo humilde que gracias a la gestión de su directiva se consolidó en la élite del fútbol español. Pero su presidente dijo basta. «Hay un momento en la vida que se te desmorona todo el invento. A mi me pasó con 42 años. Te planteas lo que estás haciendo, el sentido que tiene tu vida, las horas que dedicas al trabajo y el orden de tus prioridades», cuenta el expresidente azulgrana. Aranzábal tiene muy interiorizados los conceptos jesuítas y para él esta crisis la resume muy bien su fundador, San Ignacio de Loyola, en una sola frase: «Cuando el diablo viene a visitarte en la mitad de tu vida». «Yo no soy jesuita, pero descubrí que hay algunas lecciones que se pueden aprender de ellos y aplicar en tu día a día. A mí me ayudó», se sincera el economista.

Preguntas clave

Las preguntas que más debate interior crean a una persona piensa que son «el por qué y el para qué», que además son las claves ignacianas que Aranzábal cuenta y aconseja a través de su obra. «Son esas grandes preguntas con las que arrancas cualquier proyecto». Y así comenzó su carrera en la SD Eibar. «Otros se hubiesen puesto a pensar en fichajes, pero yo lo primero que hice fue preguntarme ¿qué sentido tiene que tener un club como el Eibar? Y ¿qué relación debe tener con la sociedad?». Igual que en EiTB. «¿Qué sentido tienen los medios de comunicación públicos?, ¿cuál debe ser su independencia de los gobiernos? ¿Y su servicio a la sociedad?».

Aranzábal superó su crisis personal y decidió abandonar la primera línea del fútbol. Ahora, ya en un segundo plano, de alguna manera sigue vinculado al deporte rey que tanto le apasiona. «Tengo una consultoría donde ayudamos a clubes, federaciones y otras empresas relacionadas con el fútbol», apunta. Además, tiene una visión de este deporte que difiere mucho de lo que el aficionado puede percibir en el fútbol actúal. «No puede ser solo un negocio. Tiene que tener un servicio de vocación a la sociedad. Tiene que ser una herramienta de cambio social. En definitiva, mediante el fútbol base las directivas deben contribuir a las ciudades y los barrios», piensa Aranzábal.

Sabe que su actual libro «no va a repetir el éxito» que tuvo su anterior obra: 'El modelo Eibar: otro fútbol es posible'. «Es un ejercicio de valentía contar lo que te ha pasado, así que si esto le sirve a otra persona para salir adelante en una situación parecida me doy por satisfecho», asegura. Sobre si su aprendizaje con los jesuítas podría servir de ayuda para los deportistas de élite fue claro: «No tengo vocación de decir a los futbolistas o empresarios lo que tienen que hacer. No tengo recetas mágicas. Creo que puede servir de ayuda y aquí están las claves a disposición, pero sin dar lecciones».

Temas

Libro